Información adicional

  • Autor: JUAN TUGORES QUES
  • Región: Internacional
  • Fuente: LA VANGUARDIA
Martes, 14 Marzo 2017 08:18

Viejos conocidos

Escrito por  JUAN TUGORES QUES
Valora este artículo
(0 votos)

 

La lectura del Interim Economic Outlook publicado por la OCDE a principios de marzo es un reencuentro con viejos conocidos. En un breve texto aparecen junto a cuestiones de actualidad, como las incertidumbres políticas y las relativas al futuro a corto plazo de las reglas comerciales mundiales, algunos viejos fantasmas que tal vez habíamos llegado a creer – se ve que ingenuamente – que se habían evaporado con la crisis, tras contribuir notablemente a causarla.

Por un lado, encontramos referencias a un “rápido crecimiento del crédito al sector privado” y un correlativo “nivel de endeudamiento relativamente alto según pautas históricas”, con especiales referencias al caso de China pero asimismo a otras economías emergentes y en desarrollo. Se mencionan explícitamente el aumento de préstamos con problemas de morosidad “particularmente en India y Rusia”. La OCDE presenta incluso un análisis acerca de si esas variables financieras superan el “umbral a partir del cual se incrementa el riesgo de recesión”, mostrando que ya es así en varios grupos de países. Y para los que crean que el grueso de fragilidades se habrían desplazado a economías diferentes a las occidentales, ese organismo internacional de acreditada ortodoxia hace referencia a un viejo conocido: unos “rápidos aumentos en los precios de la vivienda” en países como Canadá, Suecia, Australia y el Reino Unido. La OCDE explicita que “como la pasada experiencia ha mostrado, un rápido incremento en los precios de la vivienda puede ser un precursor de una inflexión a la baja de la economía”.

Habría bastado una inicial inflexión al alza de los tipos de interés en Estados Unidos – incluso sin producirse todavía en Europa – para que de repente reaparezca el listado de fragilidades que creíamos haber aprendido que nos condujeron a la crisis y que habíamos asumido el compromiso de supervisar que no volviesen a producirse... al menos en una generación. Tradicionalmente se decía que “volver a las andadas” tras una crisis severa requería que la generación que la había experimentado fuese relevada por otras que pudiesen invocar el habitual “esta vez es diferente” como coartada para repetir los errores. Parecería, leyendo el documento de la OCDE, que como una señal más de la aceleración de los tiempos, nuestra generación no quiere esperar tanto para volver a las andadas y casi podría parecer que aspira a un “2x1” en la misma generación.

Una posible explicación de tan lamentable fenómeno es que, desde muchos puntos de vista, la gestión de la salida de la crisis ha estado dirigida por las mismas fuerzas que contribuyeron a provocarla, anteponiendo sus intereses a los del conjunto, maquillando los problemas de fondo en vez de afrontar soluciones efectivas. Las referencias finales del documento de la OCDE acerca de la necesidad de conseguir un crecimiento “más fuerte y más inclusivo”, así como de mejorar la gestión de riesgos, son tan obvias en su necesidad como difíciles de hacerlas realidad.

 

*JUAN TUGORES QUES: CATEDRÁTICO DE ECONOMÍA DE LA UB

 

 

Visto 135 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.