Miércoles, 05 Abril 2017 10:47

Mocoa: La esperanza reside en la energía de su pueblo

Escrito por  Por nuestras enviadas especiales, Andrea Álvarez Ome y Alejandra Correa B.
Valora este artículo
(0 votos)

A cuatro días de la tragedia que lo enluta, el municipio de Mocoa, sostenido en la esperanza por obra de la energía y persistencia de sus pobladores, intenta reorganizarse. Todos, hombres y mujeres, saben que vivir como antes será dificil, pero están decididos a que así sea.


Como es conocido, los ríos Sangoyaco y Mulato, y la quebrada Taruca a la media noche del viernes 31 de marzo, por causas aún no confirmadas plenamente, salieron de su curso para inundar buena parte de la población, acabando con la vida de cientos de ellos e hiriendo a varias decenas, así como sumiendo a otros cientos en la desazón y en la angustia de haberlo perdido todo.


Desastre propiciado, seguramente, por la deforestación a la que desde hace años están sometidas sus laderas y cuencas en general, por el maltrato de la tierra, por los inefectivos Planes de Ordenamiento Territorial que no toman en cuenta el cambio climático al cual estamos sometidos como humanidad, Planes que tampoco consideran el empobrecimiento que viven muchas de las familias que componen el municipio, las que de manera obligada terminan por asentarse y construir vivienda al borde de las fuentes de agua. Regiones ricas en tierra pero a la cual la mayoría no tiene acceso. Regiones ricas en agua, pero que por su maltrato terminan siendo, en vez de una ventaja, un problema.

 

Río Sangoyaco, retomó su cauce natural. Algunas viviendas quedaron en pie gracias a los pocos árboles que tenían cerca.

 

La población está en la constante búsqueda de agua. Sin organización ni aviso previo los carrotanques se estacionan en cualquier calle y reparten el líquido, lo que impide su distribución equitativa.

 

En los albergues las comunidades cocinan para las personas que lo han perdido todo.

 

En la Galería o plaza de mercado, zona de restaurantes.

 

Lo que quedó de la plaza de mercado.

 

Más allá de las escasas retroexcavadoras movilizadas por el Gobierno, es la población la que adelanta las labores de recuperación de sus casas y negocios que quedaron en pie.

 

Tierra para todos. No. La montaña que se visualiza al fondo es propiedad de unos pocos.

 

Mocoa, de la que todos hablan y de la que todos se conduelen, pero la que en realidad depende del esfuerzo, organizadión, dedicación, imaginación, de quienes la habitan. Todos, mujeres y hombres, esforzándose por salir de los efectos del desastre, con la incertidumbre de lo que será la vida en el municipio el día de mañana, el año entrante o durante los próximos de 25 años...


Importante: Las comunidades requieren con urgencia agua, alimentos no perecederos, plantas de energía, colchones, frazadas, ropa en buen estado y apoyo voluntario.

 

Artículos relacionados

 

La deforestación y la mala planificación urbana, detrás de la tragedia de Mocoa

04/04/2017

Mocoa, desastre con interrogantes

02/04/2017

Mocoa, sumida en la tragedia

01/04/2017

 

 

 

Visto 243 veces Modificado por última vez en Miércoles, 05 Abril 2017 10:48

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.