A los repetidos reclamos de elecciones directas en las calles, se sumó el pedido de juicio político contra el presidente anunciado por la Orden de Abogados de Brasil. El mandatario debió cancelar una cena con aliados por falta de adhesión.

 


“Fuera Temer”. Esa fue la consigna voceada por los miles de manifestantes que se movilizaron en San Pablo, Río de Janeiro, Brasilia y otras diez capitales, mientras el mandatario permanecía en la residencia oficial reunido junto al núcleo duro de su gabinete, con el cual analizó una estrategia para sobrevivir a una crisis que puede ser terminal. El escenario para el mandatario no podría ser más complicado: la Orden de Abogados de Brasil, una institución reconocida por su compromiso democrático, votó abrumadoramente para presentar un pedido de “impeachment” en su contra en el Congreso y Temer debió cancelar una cena con caciques del aún socio Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) por falta de adhesión.


Sindicalistas, trabajadores sin techo y partidos de izquierda se concentraron en San Pablo, junto al Museo de Arte, en la Avenida Paulista.


“El pueblo brasileño quiere votar, el pueblo brasileño es el dueño de este país, no la red Globo, el pueblo quiere votar diputados, senadores y al presidente” afirmó Vagner Freitas, titular de la Central Unica de los trabajadores ante 20.000 personas, según el cálculo de los organizadores.


“La lluvia en San Pablo fue muy intensa, esto seguramente influyó para que no haya tanta gente como hubiéramos querido, o como en otras protestas recientes, como la que se hizo este año con Lula con más de 200 mil personas” dijo Carlos Zarattini, jefe del bloque de diputados del PT consultado por PáginaI12.


“No esperábamos que sólo un año después del golpe el gobierno ya estuviera corroído, Temer está en ruinas, perdió toda legitimidad” planteó Guilherme Boulous, líder del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo.


En Brasilia los manifestantes se reunieron frente al Museo de Arte Moderno, una construcción semiesférica de concepción modernista, completamente blanca, contra la cual contrastaban las banderas rojas del PT y la CUT.


Unas quinientas personas se concentraron en la Capita Federal a diez cuadras del Palacio del Congreso.


El viernes Temer mantuvo una reunión con el ministro de Defensa Raúl Jungmann y autoridades militares al cierre de la cual se informó que quedó prohibido realizar protestas frente a los palacios del Congreso y de la Presidencia.


La influencia militar ha ido en aumento junto con la erosión de la administración Temer: en los últimos meses el comandante del Ejército, general Eduardo Villas Boas, brindó tres entrevistas de contenido político, en las que aseguró que las Fuerzas Armadas no piensan en volver al poder.


Desde hace años que un alto jefe castrense en funciones no hacía afirmaciones de este tipo. Tampoco era usual ver efectivos del Ejército custodiando el Palacio del Planalto, sede del Ejecutivo.


“Este gobierno ilegítimo, sin votos, ahora no permite manifestar frente al Congreso por la importancia simbólica que tiene la presencia del pueblo ante una Casa donde la mayoría de sus integrantes están de espaldas a una sociedad que quiere tener un gobierno electo”, denunció el petista Zaratattini.


Mañana se tratará en Diputados una enmienda constitucional para convocar a elecciones directas a realizarse en caso de que Temer deje el cargo. La demanda de elecciones es rechazada por el tambaleante Temer y su partido el PMDB, como sus todavía socios del PSDB, que trabajan a favor de las elecciones indirectas en las que esperan instalar un gobierno de transición que permita concluir las (contra) reformas previsional y laboral cuya tramitación quedó congelada desde el miércoles pasado.


La crisis que acorrala al presidente estalló el miércoles pasado cuando la prensa informó que el empresario Joesley Batista, dueño del frigorífico JBS, denunció a Temer ante el Supremo Tribunal Federal donde presentó la grabación con un diálogo entre ambos.


En el audio el gobernante aparentemente avala el pago de un soborno para comprar el silencio de su aliado, Eduardo Cunha, preso por su participación en el escándalo investigado en la causa Lava Jato.


Temer y Cunha, los dos del PMDB, fueron quienes comandaron la estrategia desestabilizadora que derrocó a Dilma Rousseff. Los aliados de Temer en esa faena antidemocrática fueron el ex presidente Fernando Henrique Cardoso y Aécio Neves, del PSDB.


El socialdemócrata Neves, derrotado por Dilma en las presidenciales de 2014, también fue grabado mientras pedía sobornos a los representantes de JBS, por lo que el Supremo lo separó de su cargo legislativo.
Núcleo duro


Temer analizó la situación que jaquea al gobierno junto a los ministros Eliseu Padilha, jefe de gabinete, y Wellington Moreira Franco, secretario general de la Presidencia. Los tres componen el núcelo duro de la gestión post-democrática. Ellos fueron, junto al preso Cunha, dirigentes fundamentales del PMDB en los últimos años y si este gobierno cae les espera un mismo destino: perderán el foro privilegiado y posiblemente serán presos por graves, y en general probadas, denuncias de corrupción.


El encuentro Temer-Padilha-Moreira Franco ocurrió en la mañana de ayer en la residencia oficial, el Palacio de Jaburu, horas después de que la influyente Orden de Abogados de Brasil (OAB) votara por mayoría ampia (25 a 1) el pedido de juicio político (impeachment) contra el mandatario.


El portal del diario Folha habló con fuentes del gobierno que reconocieron la preocupación existente frente a la crisis que tiene en vilo a la administración. Una persona cercana al gobernante dijo que la OAB es una “institución influyente” y la decisión de impulsar el impeachment puede impactar en la opinión pública que ya tiene una imagen negativa del mandatario, ya que solo el 9 % de los brasileños lo respaldan según una encuesta del mes pasado.


En la noche de ayer fue suspendida una cena de Temer con los caciques del PSDB, partido que tiene cuatro ministros en el gabinete, que según rumores analiza la posibilidad de abandonar el gobierno. La ausencia del PSDB fue interpretada como una noticia negativa para el mandatario antes del inicio de una semana en la que se pondrá a prueba su capacidad para sobrevivir en el cargo. En rigor de verdad, cada semana puede ser la última

Publicado en Internacional
Domingo, 21 Mayo 2017 10:03

Manual para entender qué pasa en Brasil

Una exploración muestra la extranjerización creciente de la crisis y los bloques en pugna dentro de los sectores privilegiados. Meirelles y JBS. El imperdible diálogo de Lula con el juez Moro, que busca inhabilitarlo a toda costa.


Mientras los astrólogos se dedican a la futurología, la compleja realidad brasileña permite ir juntando fragmentos, explicaciones e historias que iluminan aspectos de lo que pasa.


- - -


Made in USA. El dato es central: antes de ser ministro de Hacienda de Michel Temer, Henrique Meirelles fue directivo del grupo J&F, controlador del grupo JBS. Ex presidente del Banco Central durante los mandatos de Luiz Inácio Lula da Silva, cuando la hegemonía del gobierno era del Partido de los Trabajadores y no de los sectores conservadores, Meirelles es el impulsor del desmonte social del Estado brasileño. La hipótesis de que intereses extranjeros impulsan la regresión política y económica de Brasil junto con las elites locales tiene cada vez más elementos. La periodista Vanessa Adachi, del diario financiero “Valor”, descubrió qué hay detrás de la denuncia contra Michel Temer realizada por el empresario Joesley Batista, copropietario del gigante frigorífico JBS, una de las mayores empresas de alimentos del mundo. Para ella se corresponde con el plan de mudar JBS fuera de Brasil y extranjerizarla. “Para garantizar la ejecución del plan, las empresas y sus controlantes precisaban acordar con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos”, escribe. Casi el 80 por ciento de las operaciones de JBS ya están en el exterior. En los Estados Unidos JBS tiene 56 fábricas de procesamiento de carne y casi la mitad de sus ventas globales. En diciembre el grupo ya aprobó la realización de un procedimiento en la bolsa de Nueva York por el que dejará de ser esencialmente brasileño. El núcleo pasará a llamarse JBS Foods International, con sede en Holanda. Al revés de los Odebrecht, que no colaboraron con los Estados Unidos y sangraron, los Batista de JBS tomaron el camino opuesto. Joesley involucró no solo a Temer sino a Lula y a Dilma Rousseff. Pero con una diferencia. En el caso de Temer hay una grabación del mismo presidente de facto. Sobre Lula y Dilma, solo dichos. Joesley dijo a la Justicia que depositó 50 millones de dólares en una cuenta offshore por pedido del ex ministro de Hacienda de Dilma, Guido Mantega. Joesley dijo que Mantega dijo que la cuenta era de Lula. También dijo que Mantega dijo que debían abrir una cuenta especial para Dilma. No aportó pruebas.


- - -


Solo diálogos con terceros. Cristiano Zanin Martins y Roberto Teixeira, abogados de Lula, difundieron un comunicado tras las supuestas declaraciones judiciales del empresario Batista. Dice: “Verificamos que incluso en los tramos filtrados a la prensa las afirmaciones de Joesley Batista en relación con Lula no mencionan ningún contacto con el ex presidente. Solo hablan de supuestos diálogos con terceros que ni siquiera fueron comprobados. La verdad es que la vida de Lula y sus familiares fue –ilegalmente– invadida por la Operación Lava Jato. Todos los secretos –bancario, fiscal y contable– fueron levantados y nada ilícito fue hallado, evidenciando que Lula es inocente. Su inocencia también fue confirmada por más de cien testigos.

 

 

- - -


Doña Carmen. La reunión de alto nivel se realizó el 8 de mayo y trascendió. Por un lado estaba la presidenta del Supremo Tribunal Federal, la Corte Suprema brasileña, Cármen Lúcia. Por otro lado sus 13 interlocutores empresarios: Carlos Schroeder (director general de Red Globo), Candido Bracher (Itaú Unibanco), Flavio Rocha (Riachuelo), Chieko Aoki (Blue Tree Hotels), Luiz Helana Trajano (Magazine Luiza), Paulo Kakinoff (Gol Lineas Aéreas), Pedro Wongtschowski (grupo Ultra y red Ipiranga), Rubens Menin (constructora MRV) Wilson Ferreira (Electrobras), Waler Schalka (Suzano Papel), Betania Tanure (BTA, consultora), Décio da Silva (motores Weg) y Jefferson de Paula (ArcelorMittal Aceros). Fue el segundo encuentro del grupo. Discutieron cuatro horas. Cármen Lúcia Antunes Rocha es una abogada de 63 años. Nominada por Lula en 2006 para integrar el Supremo, no dudó en afirmar hace una semana que primero la esperanza venció al miedo (alusión a una consigna de Lula) pero que luego “el cinismo venció a la esperanza y el escarnio venció al cinismo”. La frase le ganó una carta del obispo de Goias, Orvandil Moreira Barbosa, uno de los pocos dignatarios progresistas que quedan en la Iglesia católica brasileña. “La esperanza sí venció al miedo y siempre vencerá las villanías de la clase dominante, principalmente la rapiña de los poderes internacionales que actúan por medio de instrumentos nacionales”, dijo dom Orvandil.


- - -


Las dos coaliciones de poder. El politólogo Antonio Lassance explica en la web Carta Maior, editada por Joaquim Palhares, que para aprobar el llamado a elecciones directas que piden Lula, Dilma, el PT, los movimientos sociales y pequeños partidos de izquierda es necesario convalidar una propuesta de enmienda a la Constitución, PEC en la jerga brasileña. En el Congreso, si es que existiese voluntad, la PEC tardaría de cuatro a seis meses. Hay un antecedente. La PEC sobre la limitación de los gastos sociales por 20 años, que tenía el impulso de Temer y el consenso parlamentario, tardó seis meses. Después el Tribunal Superior Electoral precisaría 70 días para organizar las elecciones. El proceso llegaría hasta el 2018, justo el año que ya tiene programados comicios presidenciales para octubre. Por cierto, las últimas encuestas dan a Lula ganador en primera y segunda vuelta contra cualquiera de los posibles candidatos. En cuanto a una elección indirecta resuelta por el Congreso, estarían en problemas para asumir la jefatura del Planalto tanto el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, como el presidente del Senado, Eunicio Oliveira. “Los dos están involucrados en denuncias”, informa Lassance, que no descarta a Cármen Lúcia. El editorialista distingue entre dos coaliciones. Una es la de Temer, con base política en el PMDB, el PSDB y el DEM y base jurídica en los cortesanos Alexandre de Moraes y Gilmar Mendes, que no preside el Supremo pero tiene un extraordinario poder. La coalición quieren frenar el Lava Jato y acelerar las reformas contra los trabajadores. Otra coalición es la del Lava Jato, con centro en el Ministerio Público, la Policía Federal y parte del Poder Judicial. El proyecto económico es el mismo que el de Temer. “El mercado, comandado por los bancos y otras grandes corporaciones, es socio de la mayoría de los políticos”, escribe. “Y los viejos grandes medios, hegemonizados por Globo, siguen la lógica del mercado, que además integran.” La interpretación de Lassance es que las revelaciones de Globo sobre actos de corrupción de Temer buscaban fortalecer al procurador general Rodrigo Janot justo cuando su mandato está por vencer a fines de junio. Temer había insinuado que no apoyaría a Janot un día antes de las revelaciones. Janot es el que administra las filtraciones y juega con Globo, que además de influir políticamente se enriquece con ellas. Globo es aliada de Unibanco, Santander, la Federación de Industriales de San Pablo (que entregó una condecoración a Macri) y las ensambladoras de autos.


- - -

 

 

El blanco es Lula. El gran objetivo de los bloques de poder es inhabilitar a Lula para que no pueda ser candidato. El juez Sergio Moro busca condenarlo por la supuesta propiedad de un triplex en Guarujá, de lo cual no hay pruebas sino delaciones orales. La inhabilitación en Brasil precisa de una confirmación en segunda instancia. Si hubiera procesamiento en primera y en segunda instancia, el dilema procesal pendiente sería si Lula va a una cárcel o a prisión domiciliaria por su edad. Los conservadores temen su influencia y hacen cálculos para no convertirlo en víctima y aumentar su popularidad, cálculos que hasta ahora se revelan abstractos. Lassance alerta que lo que llama “Coalición del Lava Jato”, la judicial y policial, ya decidió que condenará al ex presidente. El politólogo dice que las movilizaciones son importantes pero no alcanzan porque hoy carecen de comando centralizado y programa. Una parte del programa posible sería la lucha por el control social sobre la política. Otra parte, despojar a las corporaciones de sus privilegios y blindar al Estado respecto de la promiscuidad con el sector privado. “De lo contrario, el país continuará a merced de sus depredadores, sean políticos, empresarios, burócratas o grandes medios”. Esos son, según Lassance, los cuatro jinetes del Apocalipsis.


- - -


Impertinencia. Lula está siendo jaqueado incluso físicamente. Uno de los objetivos es destruir el Instituto Lula, que dirige el ex presidente y funciona en el barrio de Ipiranga de San Pablo, cerca de donde fue declarada la independencia en 1822. Diez días atrás un juez de Brasilia, Ricardo Leite, ordenó el cierre del Instituto. La medida fue revocada por el juez de segunda instancia Néviton Guedes. Dijo que había sido una decisión “impertinente, frágil e ilegítima”. Guedes aprovechó para alertar contra el uso de las delaciones premiadas (la entrega de datos a cambio de reducción de la condena) como si fueran pruebas. Hasta en la Justicia hay diferencias de criterio.


- - -


Metáfora y realidad. El economista Andrés Ferrari, un argentino que enseña desde hace muchos años en universidades de Brasil, recopila perlitas del testimonio que brindó Lula ante el juez Moro. Cita al periodista Moisés Mendes, que las juntó después de mirar la audiencia entera. “Yo sé que soy el reo aquí, pero antes de responder a sus preguntas me gustaría hacer algunos comentarios”, arrancó Lula. Y dijo: “A usted le gusta jugar para la hinchada. El año pasado decidió que yo fuera llevado a la fuerza para declarar. Fue coercitivo”. Moro: “La ley lo permite”. Lula: “En su caso, la ley permite todo. Yo no me había negado a declarar, no estaba huyendo, no amenacé a nadie, pero igual me llevaron a la fuerza al aeropuerto de Congonhas”. Moro: “Fue una decisión de la Policía Federal, por cuestiones de seguridad”. Lula: “Después usted divulgó la pinchadura de una conversación mía con la presidenta Dilma”. Moro: “Me pareció relevante para el conocimiento público”. Lula: “Conozco su tesis, a pesar de que el ministro Teori (Zavascki, del Superior Tribunal de Justicia, ya fallecido) decidió que era un delito. Eran delitos interceptar y filtrar”. Respuesta del juez: “Yo admití que era un error y pedí disculpas al Supremo”. Réplica de Lula: “Lo que a usted le interesaba era mandarle la grabación a Globo. Para el proceso judicial no servía pero sí para el marketing del Lava Jato y del (noticiero) Jornal Nacional. Usted nunca fue penado por eso”. El juez: “Nunca fui castigado por nada”. Lula: “Ya lo sé. Usted es el que castiga. Hasta intentó censurar al cientista Rogério Cerqueira Leite, sugiriendo a Folha que no publicase sus artículos porque lo criticaban”. Moro: “Estimulaba la violencia al escribir que yo podría arder en la hoguera de la propia derecha”. Lula: “Eso se llama metáfora. Lo aprendí en la escuela de (mi pueblo natal) en Garanhuns. Es una hoguera simbólica. Lo que es real es que usted se sacó fotos con Aécio Neves, la persona más delatada y más impune del Lava Jato”.


- - -

Hay disculpas y disculpas. En otra parte del diálogo inicial con Moro, Lula le dice al juez: “Quiero que usted se grabe lo siguiente. Yo sé, todos sabemos, Brasil entero sabe que a usted le gusta buscar apoyo para lo que hace, lo cual es justo. Pero también sabemos que muchas de sus actitudes son políticas, marcadamente políticas, y tienen poco que ver con los ritos del Poder Judicial”. Moro: “Es mi modo de actuar”. Lula: “Ya lo sé. Usted se consiguió el apoyo de los golpistas y politizó el Lava Jato. (...) Siempre se disculpa por lo que no es esencial pero no cambia nada de lo que importa. Por eso mantiene a la gente en prisión preventiva más de un año. Pero yo sé bien cómo politizar un escenario como el que estamos viviendo”. Moro pregunta si es una amenaza. Responde Lula: “No. Es apenas un comentario. Me pone en la situación de tener que probar que no cometí ningún delito, cuando se sabe que la acusación es la que debe probar que soy un delincuente. Todos los juristas dicen que usted no es un juez sino un acusador”. Moro: “Es una acusación liviana”. Lula: “Todo el mundo sabe, incluso su hinchada, que el juego del Lava Jato no está siendo jugado solo con las reglas de la Justicia. Yo mismo, por alguna experiencia que Dios me dio en el sindicalismo, también lo percibo. Le digo, para terminar, que si quiere politizar todavía más esta historia yo acepto ese juego”.

- - -


¿Empresarios y jueces, sin políticos? El análisis sobre las contradicciones en el bloque de poder de dominante es uno de los grandes temas de Brasil. En una entrevista publicada en el semanario “Carta Capital” el cientista político Vitor Marchetti dijo que “la alianza de las empresas con el poder político fue incapaz de frenar la sangría del Lava Jato” e interpretó que por eso se rompió la alianza. Según Marchetti los grandes empresarios buscan nuevos aliados, por ejemplo en la cúpula del Poder Judicial, en el el Ministerio Público Fiscal y en la Policía Federal. Opina Marchetti que el escándalo del Lava Jato tomó una proporción tan grande que se fragmentó y salió de control, con rencillas entre policías y fiscales. Cuando apareció el peligro de una investigación en el Banco Nacional de Desarrollo (el poderoso BNDES) que podría terminar en multas por miles de millones de dólares a las compañías, se pusieron en guardia grandes empresarios como Joesley Batista, el que grabó nada menos que al presidente Michel Temer. El grupo de empresarios y jueces quiere imponer la reforma del sistema jubilatorio público para debilitarlo y del régimen laboral para flexibilizarlo, y al mismo tiempo frenar la sangría. Por eso buscaría excluir al sistema político brasileño. Por supuesto que el objetivo choca con la necesidad de buscar un modo de legitimar las reformas conservadoras. Contradicciones.


- - -

Candidaturas. Lula habló ayer en el comité municipal del Partido de los Trabajadores de Sao Bernardo do Campo, en las afueras de San Pablo, donde está afiliado. Reclamó elecciones directas y dijo que con el golpe contra Dilma “aumentó la corrupción, aumentó el desempleo, aumentó la desilusión y cayó el salario”. Con cuidado de no candidatearse abiertamente, porque la ley lo prohibe con tanta antelación, volvió a darlo a entender cuando cuestionó al oligopolio Globo. “Buena parte del clima de odio tiene que ver con lo que hace Globo. Tanta acusación aumenta mi voluntad de ser presidente y candidatearme nuevamente. Mi candidatura todavía dependerá de muchas cosas. Ojalá Dios quiera que Globo también defina quién será su candidato.”


- - -


Editorial. La penetración de Globo está en la televisión abierta. Pero la doctrina figura en los editoriales de su diario, O Globo. Después de publicar las revelaciones que involucraron a Temer por la delación de Batista, el diario tituló un editorial así: “La renuncia del presidente”. Se quejó de que Temer no expulsó de su casa ni denunció a Batista, el mismo que lo grabó y después entregó la grabación. Dice el texto que los ciudadanos de bien esperan la renuncia de Temer. Y añade: “Si no lo hace, arrastrará a Brasil a una crisis política todavía más profunda que, nadie se engañe, llegará al mismo resultado, sea por juicio político o por decisión del Supremo Tribunal Federal”. Para que no queden dudas de que la crítica de Globo es táctica y no estratégica reza el editorial: “Este diario apoyó desde el primer momento el proyecto reformista del presidente Michel Temer. (...) Las reformas son esenciales para conducir el país hacia la estabilidad política, la paz social y el normal funcionamiento de las instituciones”. UBS, el gigante financiero suizo, reportó a sus clientes que trabaja con el escenario probable de que Temer será forzado a dejar la presidencia pero que el sustituto tendrá “un perfil reformista”. Así, “las reformas sufrirían un atraso pero no serían cajoneadas”. Más que un pronóstico parece un plan.


Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado en Internacional
Domingo, 21 Mayo 2017 09:51

Megaventa de armamento en Arabia Saudita

El acuerdo prevé que en un plazo de diez años, Arabia Saudita compre a Estados Unidos armas por un total de unos 350 mil millones de dólares, por lo que se trataría de uno de los acuerdos más grandes entre los dos países.

 

Estados Unidos y Arabia Saudita firmaron ayer durante la visita del presidente Donald Trump a Riad una declaración de intenciones para un megaacuerdo armamentístico por un volumen de más 350 mil millones de dólares, informó un vocero de la Casa Blanca en la capital saudita.


“Fue una jornada formidable”, lanzó el presidente republicano. “Cientos de miles de millones de dólares en inversiones en Estados Unidos y empleos, empleos, empleos”, añadió. El acuerdo prevé que en un plazo de diez años, Arabia Saudita compre a Estados Unidos armas por un total de unos 350 mil millones de dólares, por lo que se trataría de uno de los acuerdos armamentísticos más grandes jamás pactados entre los dos países.


“Este paquete de equipos y servicios militares apuntala a largo plazo la seguridad de Arabia Saudita y de la región del Golfo con vistas a las amenazas iraníes”, explicó el portavoz a periodistas que acompañan a Trump en su visita a Riad. El vocero agregó que el acuerdo también refuerza la posibilidad del reino saudita de participar en operaciones antiterroristas, rebajando de esta manera la presión sobre el Ejército estadounidense. Washington espera que Riad incremente su papel en la lucha contra grupos jihadistas como la organización Estado Islámico y Al Qaida.


Ya antes de la llegada de Trump a Riad, medios estadounidenses habían informado del proyectado acuerdo. Según el diario The Washington Post, el acuerdo prevé la entrega a Arabia Saudita de barcos para la guardia costera, el sistema de defensa Thaad contra misiles de corto y medio alcance, vehículos blindados, misiles, artefactos explosivos y municiones.


El anuncio se produjo, precisamente, el día de la reelección del presidente iraní, Hasan Rohani, que defiende la apertura de su país al mundo. En la primera reacción estadounidense al resultado electoral, Tillerson instó a Rohani a desmantelar la red terrorista de su país y a poner fin a los ensayos de misiles balísticos. Arabia Saudí, mayoritariamente sunita, considera a Irán, potencia chiíta, como su principal rival en Oriente Medio. Ambos países están enfrentados en los conflictos de Siria y Yemen.


Trump aterrizó a bordo del avión presidencial, el Air Force One, en la madrugada local en el aeropuerto internacional Rey Jalid de Riad. El presidente y su esposa Melania desembarcaron sobre una alfombra roja flanqueada por guardia de seguridad sauditas y fueron recibidos por el rey Salman Bin Abdelaziz. La primera dama estadounidense prescindió de velo al descender del avión, algo que ya hizo la ex primera dama Michelle Obama en el 2015, un gesto que entonces había criticado Trump.


El monarca del reino ultraconservador saludó con un apretón de manos tanto al mandatario como a la primera dama. Esto último puede ser considerado escandaloso por muchos musulmanes conservadores del país, donde las mujeres no pueden salir a la calle con el cabello descubierto. “Me alegro de verlos. Les damos la bienvenida al reino saudita. Señor presidente, su visita reforzará nuestra cooperación estratégica y hará realidad la seguridad y la estabilidad globales”, dijo el monarca, que recibió a la pareja presidencial con una pequeña recepción en el aeropuerto Rey Jaled de Riad.

 

“Me alegro de estar en Riad, Arabia Saudita”, twitteó, por su parte, minutos después el presidente estadounidense, que el viernes aseguró que representaría las opiniones del pueblo estadounidense de forma clara y franca ante el rey saudita y el resto de líderes con los que se reunirá durante su visita. Trump, acompañado también por su hija Ivanka y su esposo, Jared Kushner, mantuvo más tarde una reunión oficial con el monarca y con el príncipe heredero Muhammad bin Naif. Trump recibió la principal distinción del país, la Medalla Abdelaziz, por sus esfuerzos para mejorar las relaciones bilaterales y difundir la paz y la estabilidad en el mundo, informó la casa real saudita.


Además de la firma del acuerdo armamentístico, Trump pretende en Arabia Saudita, la cuna del islam, sobre todo forjar una cooperación más sólida con el mundo islámico en la lucha contra el extremismo y definir una posición más dura frente a Irán, el principal rival de Arabia Saudita en la región.


Trump visitará cinco países en ocho días pero su primera gira internacional se verá seguramente empañada por el escándalo sobre las supuestas conexiones de su equipo electoral con Rusia. El ex director del FBI James Comey, a quien Trump destituyó, se mostró el viernes dispuesto a declarar ante la Comisión de Inteligencia del Senado.


Hoy, en su segundo día en Arabia Saudita, Trump participará en un encuentro con los países del Consejo de Cooperación del Golfo –Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Qatar y Omán– así como en una cumbre con líderes y representantes de medio centenar de países árabes e islámicos. Paralelamente a estos encuentros, se celebrará un foro para la lucha contra el jihadismo y el extremismo patrocinado por la coalición militar islámica, creada en el 2015 por Arabia Saudita para combatir en Yemen, y que las autoridades de Riad quieren impulsar coincidiendo con la visita del mandatario estadounidense.


Tras abandonar la península arábiga el mandatario viajará a Israel, Palestina y el Vaticano y, posteriormente, a Bruselas y Sicilia, donde tomará parte en las cumbres de la OTAN y el G7 respectivamente.

Publicado en Internacional


El mandatario cuestionó la veracidad de las grabaciones que lo involucran, sugiriendo que fueron adulteradas antes de llegar a la Justicia. Mientras, el establishment busca una salida práctica que garantice sus objetivos golpistas.

 

Desde Brasilia


Con los días (probablemente) contados. El presidente Michel Temer pronunció ayer su segundo discurso a la nación en el lapso de 47 horas para repetir que continuará “al frente del gobierno” a pesar de los rumores sobre su salida debido al sismo causado por la delación de los propietarios del frigorífico JBS que lo acusaron de autorizar el soborno de su aliado Eduardo Cunha, preso por cargos de corrupción probados.


De saco y camisa blanca sin corbatas, después de reuniones con sus abogados, Temer se presentó en el Palacio del Planalto en la tarde de un sábado lluvioso con cara de lunes por el estrés político imperante en Brasilia. Habló como un procesado que busca mitigar su condena desmontando la argumentación de la Procuraduría, que lo acusó de corrupción, asociación ilícita y obstrucción de la Justicia a partir de las confesiones de los empresarios,que aportaron como prueba una grabación en la que se escucha la voz presidencial dando su aparente bendición a las coimas.


Dijo que una pericia constató manipulaciones “del audio de mi conversación con el señor Joesley Batista (dueño JBS), esa grabación clandestina fue adulterada con objetivos subterráneos (...) fui víctima de una trampa tendida por bandidos (...) esa grabación indujo a muchos engaños y trajo una grave crisis, por eso estamos pidiendo al Supremo Tribunal Federal que suspenda la investigación”.


Habló con más entereza que el jueves pasado, y se concentró en el argumento de la falta de autenticidad del audio, tema que requerirá peritajes judiciales con los cuales espera ganar tiempo. O prolongar su agonía por tiempo indefinido. “Nosotros queremos que Temer se vaya enseguida” lanzó Luiz Inácio Lula da Silva en las primeras declaraciones después que se destapó el escándalo que acorrala al mandatario del Partido Movmiento Democrático Brasileño (PMDB).


Durante un evento del Partido de los Trabajadores (PT) en San Pablo Lula, que encabeza las encuestas electorales, advirtió que para salir de la crisis es inevitable convocar a elecciones directas, “no queremos un presidente elegido indirectamente”. Imposible predecir si Temer permanecerá en el Palacio del Planalto por días, semanas o meses, porque eso no depende sólo de él, sino de la reformulación del campo conservador que lo apoyó.


Las derechas financiera, mediática, judicial y policial derrocaron a Dilma Rousseff hace un año, ahora no presentan la misma unidad para resolver cómo deshacerse de ese lastre que es Temer y reemplazarlo por alguien que les garantice cumplir con los objetivos que inspiraron al golpe institucional: impedir el retorno de Lula (presidente entre 2003 y 2010) y restaurar el modelo conservador inconcluso desde 2002, cuando finalizó el segundo mandato de Fernando Henrique Cardoso, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB).


Los vaivenes de las últimas horas de Cardoso, que el jueves recomendó la renuncia de Temer y el viernes su continuidad, describen el desconcierto conservador, amén de sus disputas internas. Dentro del PSDB un sector, liderado por su titular Taso Jereissati, propone permanecer en el gobierno mientras los directorios de San Pablo y Río de Janeiro proponen la salida.


Dentro de la coalición periodística se observa una fisura similar: los diarios Estado y Folha de San Pablo, capital financiera e industrial, se inclinan por prolongar la agonía de Temer al contrario del grupo Globo, que optó por expulsar a su antiguo apadrinado. En un artículo editorial titulado “La Renuncia del Presidente” O Globo le sugiere (más bien ordena) a Temer que desista de su obstinación en permanecer en el Planalto porque esto conspira contra las reformas previsional y laboral a las cuales confía en resucitar a través de un gobierno de transición surgido de una votación indirecta en el Congreso.


Entre los nombres que surgen para asumir esa gestión transitoria aparece el del actual ministro de Hacienda Henrique Meirelles, ex titular del Banco de Boston, respaldado por los banqueros cuya preocupación se evidenció en el desplome de más del 10 por ciento de la Bolsa de Valores el jueves pasado.


El desconcierto de un presidente que repite cada dos días su decisión de no renunciar y el comienzo de la diáspora de sus aliados demuestra que “el gobierno acabó, porque ya no tiene sustentación empresarial ni de la cadena Globo” sostuvo Joao Pedro Stédile, máximo dirigente del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra.


El MST, el PT, la Central Unica de Trabajadores están entre las organizaciones convocantes a los actos de protesta de este domingo para exigir “Fuera Temer” y elecciones “Directas Ya”, esta última una consigna surgida en los años 80, al final de la dictadura que finalmente impuso comicios indirectos para garantizar una transición tutelada .


Si las movilizaciones son multitudinarias, en línea con la exitosa huelga general del mes pasado, es posible que el Congreso trate con más convicción un proyecto de enmienda constitucional por elecciones directas a ser celebradas probablemente este año. No será fácil presionar a un Congreso que el año pasado consumó el circense impeachment contra Dilma Rousseff. Tampoco está garantizado que este domingo las manifestaciones ocurran sin incidentes dado que Temer y los comandantes de las fuerzas armadas acordaron una serie de medidas que puede amenazar el derecho de manifestación. En Brasilia, por ejemplo, el gobierno impedirá que las columnas se aproximen al Congreso y a la Presidencia donde hay efectivos del Ejército.


El golpe comprado


Los arrepentidos empresarios Joesely y Wesley Batista confesaron ante la Procuraduría que en 2016 sobornaron a “30 diputados para el impeachment” contra Dilma Rousseff, en uno de los tramos más importantes de sus delaciones premiadas, pese a lo cual no merecieron espacio destacado en los medios.


Lo dicho por los hermanos Batista confirma las sospechas surgidas poco después de la caída de Dilma, iniciada en una sesión dirigida (comprada?) por Eduardo Cunha, que formaba junto a Temer, el centro nervioso y político de la estrategia destituyente.


Rousseff fue derrocada el 12 de mayo del año pasado y cuatro días después este diario publicó una entrevista a Daniel Seidel, miembro del Servicio Justicia y Paz de la Iglesia brasileña, quien ya por entonces admitió la posibilidad de una coima generalizada. “Hay rumores que escuché (...) que dicen que llegó dinero a Brasilia, antes de que se votara el impeachment en aquella sesión orquestada por Cunha” comentó el dirigente católico.


El 13 de mayo Rousseff declaró a este diario que era pertinente abrir una “investigación” para averiguar si su deposición, comandada por Cunha y Temer, fue comprada.


El escándalo que tiene a Temer a pasos del abismo robustece las sospechas sobre ese eventual cohecho articulado por el otrora poderoso Eduardo Cunha condenado en Lava Jato. ¿Será la compra del golpe uno de los asuntos que Temer quiere que Cunha no confiese, y para eso ordenó que los empresarios compren su silencio?

Publicado en Internacional

En vísperas de la relección de Hasann Rouhani en Irán y de la espectacular visita militarizada del atribulado Trump a Arabia Saudita (AS), la batalla por el control del estratégico punto fronterizo Al-Tanf de Siria con Irak cobra relevancia significativa, sumada al lanzamiento de un misil por los hutis de Yemen en las cercanías de Riad, un día antes de la llegada de Trump a la capital saudita, que fue interceptado.

 

Dos días antes del arribo de Trump a Riad, el ejército de EU bombardeó un convoy de milicianos chiítas de Irán y de Irak vinculados al gobierno sirio en el poblado de Al-Tanf, cerca de la frontera con Jordania e Irak, que cobró la vida de seis milicianos y 25 heridos ( https://goo.gl/kDHaei ).

 

El nuevo bombardeo no tuvo nada que ver con la propaganda del Pentágono que alegó como motivo atacar a los yihadistas cuando en realidad está en juego la captura de Al-Tanf, en el desierto occidental, que conecta a Siria con Irak e Irán ( https://goo.gl/BmYwAz ) –el famoso Creciente chiíta–, no muy lejos de la importante ciudad de Deir-ez-Zor, pletórica de petróleo.

 

Respecto al bombardeo contra el convoy militar de los aliados chiítas de Bashar al Assad, el canciller ruso, Sergei Lavrov, lo calificó de inaceptable, ilegitimo e ilegal, porque viola la soberanía siria ( https://goo.gl/CSg7TR ).

 

¿A quién le importa la soberanía de Siria, al borde de la balcanización programada por Israel ( https://goo.gl/4DtWDk )?

 

La relección de Rouhani (68 años), con una afluencia masiva de 70 por ciento, comporta un doble significado doméstico y regional. Su triunfo frente al poderoso contrincante Ebrahim Raisi –juez clerical de 56 años, que puede ser el sucesor del ayatola Jamenei (77 años), a seleccionar por la Asamblea Clerical de Sabios de 86 miembros–, marca el deseo de la teocracia chiíta de proseguir su tortuosa apertura con Occidente, en el marco del acuerdo nuclear del P5+1 vituperado por los superaliados Trump y Netanyahu.

 

Pese al levantamiento de sanciones por el P5+1,Trump optó por nuevas sanciones unilaterales sin la participación de los otros cinco cosignatarios, bajo el pretexto de las pruebas misilísticas de la teocracia chiíta.

 

El declive de Turquía, miembro de la OTAN vapuleado financieramente por sus aliados occidentales, propulsó a Irán al segundo lugar de la economía medio-oriental, detrás de Arabia Saudita.

 

Irán detenta el segundo lugar de mayores reservas de gas natural del planeta y el cuarto lugar de reservas de petróleo. Su economía creció casi 9 por ciento en el último trimestre de 2016 y 5 por ciento en el primer trimestre, pero su maná no ha permeado a los jóvenes (mitad de la población con un alto índice de desempleo).

 

Los conservadores (en la lingúistica maniquea de Occidente) han criticado al reformista Rouhani de haber apostado demasiado a EU cuando soñó atraer 140 mil millones de dólares para la infraestructura de Irán, pero solamente consiguió un raquítico 10 por ciento debido a las presiones de Washington a sus socios europeos ( https://goo.gl/5uYVPz ).

 

Rouhani mantiene una postura muy optimista en su tambaleante relación bilateral con Trump, quien ha denunciado –al unísono de su superaliado, el premier israelí Netanyahu– el acuerdo nuclear lubricado por Obama quien se había alejado notoriamente de Israel y Arabia Saudita.

 

Los cinco grandes poderes regionales de Medio Oriente ( https://goo.gl/6tOQiH ) no han variado en su esencia (Arabia Saudita, Irán, Turquía, Egipto e Israel; este último, el único que posee 400 bombas atómicas clandestinas), pero no es lo mismo Obama que Trump, quien practica una política diametralmente opuesta en la región.

 

El portal israelí Haaretz asienta que Trump hace todo lo opuesto de lo que hizo Obama en Medio Oriente ( https://goo.gl/451v4K ).

 

Con Trump los vientos no son favorables a Irán (90-95 por ciento de chiítas), que sufre embates de EU e Israel desde Líbano pasando por Siria hasta Yemen.

 

Trump, quien no oculta su iranofobia (como tampoco su mexicanofobia), apretó también las tuercas de las sanciones financieras contra la guerrilla libanesa chiíta Hezbolá, aliada de Irán.

 

Rouhani recibió felicitaciones de los principales mandatarios del planeta, mientras era regañado por el secretario del Departamento de Estado, Rex Tillerson, quien en una conferencia conjunta en Riad con su homólogo saudita, Adel al-Jubeir, exhortó a finiquitar todo el apoyo y financiamiento de Irán a las fuerzas desestabilizadoras(sic) que existen en la región ( https://goo.gl/BD4cBR ).

 

Trump –quien viene de sufrir las dos peores semanas de su breve presidencia y ha sido puesto en jaque por los servicios de espionaje del Deep State–, recibió un trato real por el rey saudita Salman, de 81 años, quien acudió a recibirlo al aeropuerto con toda la pompa y circunstancia, quizá para hacerle olvidar los estragos que padece en Washington.

 

El primer día de su visita a Arabia Saudita, Trump descolgó un contrato multimillonario de venta de armas y otros utensilios cibernéticos por 110 mil millones de dólares inmediato, que el NYT afirma fue operado por su polémico yerno, el judío ultra-ortodoxo Jared Kushner ( https://goo.gl/koz6zG ).

 

De acuerdo con Sarah Sanders, vicesecretaria de Prensa de la Casa Blanca, la venta de armas podría alcanzar 350 mil millones de dólares en los próximos 10 años ( https://goo.gl/Bg6QAI ).

 

Suena impresionante que Arabia Saudita sea el cuarto mayor comprador de armas del mundo después de EU, China y Rusia, según SIPRI, lo cual delata su enorme temor por el ascenso de Irán, que resultó triunfador en Irak, Líbano y parte de Siria.

 

El israelí-estadunidense Gary Cohn, director del Consejo Nacional Económico de la Casa Blanca, exultó feliz por todos los negocios descolgados con los sauditas: “Mucho dinero. Muchos dólares ( https://goo.gl/9w8ra6 )”.

 

El comercio bilateral de EU y Arabia Saudita no es nada boyante; el año pasado alcanzó 38 mil millones de dólares, pero la futura privatización de la petrolera estatal Aramco –fomentada por el vicepríncipe heredero Mohammed bin Salman, de 31 años, quien ya visitó a Trump en la Casa Blanca– planea llevar el intercambio comercial a la estratósfera.

 

Las delegaciones de EU y Arabia Sudita discutieron los temas del petróleo, Irán (sic) y Siria, y para el segundo día de la visita de Trump están programadas dos magnas cumbres, una con las seis petromonarquías del Consejo de Cooperación del Golfo y, otra, la cumbre arabo-islámico-estadunidense de 55 países (¡supersic!) provenientes de Medio Oriente, África y Asia, lo cual resalta la enorme influencia de Arabia Saudita, primera potencia económica regional y segunda productora de petróleo detrás de Rusia. Ambas cumbres confrontarán el común enemigo Irán.

 

Trump aprovechará la escenografía para pontificar a los asistentes sobre su visión tolerante (¡supersic!) del Islam.

 

Se perora mucho sobre la propuesta bélica de Trump de crear una OTAN sunnita.

 

Del total de mil 570 millones de musulmanes en el mundo, 87-90 por ciento es sunnita, mientras el restante 13-10 por ciento es chiíta ( https://goo.gl/shn4px ).

 

¿Programan Trump y Netanyahu una guerra de 30 años entre sunnitas y chiítas?

 

Quedan atrás las diatribas de Trump a Arabia Saudita, a quien llegó incluso de acusar estar detrás del 11/S ( https://goo.gl/GDgLBE ). ¡La magia del petróleo, el dinero y las armas!

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado en Internacional
Sábado, 20 Mayo 2017 06:22

La biblioteca de mis errores

Nosotros los comunistas teníamos una imagen idealizada de los estados socialistas, porque buscábamos la justicia y la igualdad de oportunidades para nuestras sociedades, la alemana tanto como las latinoamericanas. En el camino a su realización nos conformamos con la falta de libertades; no quedaba otro camino. Fue un error fatal.

Si hubieran sido sólo mis errores, no tendría sentido recordarlos. Compartirían la tumba conmigo y mis verdades. Sin embargo, los compartí con millones de personas; este hecho no reduce su importancia, y si se dividieran entre todos esos millones, tampoco disminuiría su peso.


No todo lo relacionado con los errores que se cometen por falta de comprensión, pero de buena fe, es necesariamente negativo. [...] La verdad puede quedar muy cerca del error.


Nosotros los comunistas teníamos una imagen idealizada de los estados socialistas, porque buscábamos la justicia y la igualdad de oportunidades para nuestras sociedades, la alemana tanto como las latinoamericanas. En el camino a su realización nos conformamos con la falta de libertades; no quedaba otro camino. Fue un error fatal, y sin embargo, se trataba de un objetivo honorable. Lo mismo valía para nuestras actividades: el trabajo por los derechos laborales y sociales, por los derechos humanos en nuestros países, por los postergados y privados de sus derechos por la economía y sociedad capitalistas.


Nos inspiraba un ejemplo [...] que, más adelante, se reveló como cualquier cosa menos ejemplar. Sin embargo, fue un error fecundo que nos impulsó a trabajar por el bien, a menudo más que quienes reconocieron la verdad y, frustrados por la constatación de lo inalcanzable de los ideales, dejaron de comprometerse.

El espejismo, por más espejismo que sea, es capaz de fortalecer la voluntad de sobrevivir del sediento hasta llegar al oasis. O puede ser“una parte de esa fuerza que siempre quiere el mal y siempre hace el bien”de la que habla Mefistófeles. Pero no debe ser una justificación. Cuando se reconozca lo erróneo del espejismo, ya no se debe insistir; hay que corregir. Este es mi punto de partida.

 

TOMO I.

Perspectiva equivocada. No me enorgullezco de ella, pero no estoy seguro de que no volvería a cometer el mismo error [...].


No voy a renegar de lo siguiente: determinados momentos de la historia, hitos que marcan un antes y después, justifican los máximos esfuerzos y la entrega plena. Y para quienes decidan unir su vida a la idea de la revolución, pueden significar la entrega hasta la muerte. En los sesenta del siglo pasado pensamos que había llegado la hora. Fueron años de efervescencia en todo el mundo. Estados Unidos, la potencia de mayor poder económico y militar del mundo, sufría derrotas a manos de pequeños pueblos anteriormente colonizados, como Vietnam y Corea, y sus legionarios quedaron cubiertos por la arena cubana. En Europa, 1968 marcó el punto culminante de la rebelión en los países capitalistas y socialistas: el mayo francés, y la primavera de Praga. Paralelamente en América Latina la confrontación entre las oligarquías apoyadas por Estados Unidos y las clases bajas escaló en luchas sindicales, estados de excepción y la militarización de la vida pública.


Quien compartía la posición de los suyos y las suyas como trabajador/a, como estudiante o como ciudadano o ciudadana progresista, no podía quedar al margen. Y sin embargo, nos equivocamos y yo me equivoqué. No había llegado la hora de la emancipación, y menos aún de la revolución. Nos encontramos en una larga, desesperada batalla de retirada. A la sombra de la Guerra Fría la alternativa estaba mal formulada, y los frentes en los que nos veíamos luchar no eran reales. No se trataba de capitalismo o socialismo, porque el capitalismo, si bien atravesaba una grave crisis, todavía conservaba reservas y potenciales enormes, mientras la vitalidad y perspectiva de futuro del ejemplo del socialismo representado por la Unión Soviética existía tan sólo en nuestra ficción.


***


Si en aquel momento hubiéramos sido más humildes, si en lugar de querer avanzar hacia la revolución hubiéramos trabajado por evitar el desmantelamiento de la democracia, para revitalizarla y profundizarla a través de elementos sociales y participativos, a lo mejor hubiéramos logrado evitar lo peor: los años de plomo de las dictaduras militares de América Latina. Un proyecto de esas características hubiera contado con el respaldo de un frente amplio, incluido una parte de las capas medias.


Pero no todo ha sido en vano. Aquellas derrotas sentaron las bases sobre las cuales se construyeron los avances hacia nuevas conquistas. Sin embargo, me pregunto: ¿de haber sabido que aún los tiempos no estaban maduros para el socialismo, nos hubiéramos comprometido con la misma entrega absoluta y la misma disposición al sacrificio?


Con esto no quiero menospreciar la lucha en defensa de la democracia. Porque todos los desafíos a los que la historia nos expone en el transcurso de la liberación humana tienen la misma importancia en el momento de su decisión. Por cierto, la apreciación errónea de aquella situación fue, con seguridad, también el resultado de una concepción de la libertad y la democracia esencialmente enfocada a lo social y lo económico. Formaba parte de esa mentalidad la connotación peyorativa de la “democracia burguesa”. Aprendimos a apreciarla recién cuando la habíamos perdido.


Este error –que compartía– se complementó con otro. Siendo joven, antes de haberme casado, estaba en condiciones de asumir lo desmesurado de mi compromiso y de hacerme cargo yo solo de sus consecuencias, como lo había hecho en la Alemania nazi a la edad de 17 años, sin involucrar a nadie más. Sin embargo en Uruguay tenía familia. Mi segundo error –cometido por irresponsable o egocéntrico– fue ignorar cómo esto impactaba en la vida de mis familiares directos.


TOMO II.

Cuando falta la libertad. Mis errores no comenzaron en Uruguay. Por el contrario, de alguna manera fueron la continuación de aquellos que había cometido en la Alemania de la República de Weimar. Y como hablamos de política, se sobreentiende que estuvieron relacionados con las masas, con el aspecto colectivo. Esto no significa que se exima a nadie de su cuotaparte de la responsabilidad que le cabe: ¡nadie me obligaba a seguir a los demás! Ahí pesaba, sin duda, la confianza depositada en quienes estaban al frente, en quienes sin duda tenían una mejor visión de conjunto, ya que no se puede captar el panorama completo desde abajo. [...]


Veamos un ejemplo. En los años 1936 a 1938, cuando en Moscú se llevaban a cabo los juicios contra Zinoviev, Kamenev y, más adelante, Radek y otros, varios escritores progresistas justificaron las asombrosas acusaciones del fiscal. Décadas más tarde se les reprochó que debían saberlo mejor; que no se les debía haber escapado a Heinrich Mann y Lion Feuchtwanger –ambos asistieron a los juicios de brujas de Moscú contra los líderes de la revolución de octubre– que se trataba de una puesta en escena cuidadosamente orquestada, porque autoinculpaciones tan histéricas que culminarían en la muerte eran contra natura. Sólo se explicaban a partir de condiciones inhumanas y fuera de lo normal [...].


De forma similar, aunque esta vez en el Uruguay de los noventa, muchos de los nuestros acusaron a los líderes del Partido Comunista, que se habían exilado en Moscú, Praga o Berlín Oriental durante la dictadura militar, de haber silenciado la verdad sobre los países del socialismo real y de habernos mentido a conciencia.


Sin embargo, se necesitan dos para que el ocultamiento y la mentira política funcionen. [...] Fue el derrumbe del supuestamente “único socialismo posible, por haber sido realizado” lo que nos abrió los ojos.


***


Yo también me movía sobre terreno resbaladizo. Si bien no idolatraba a Stalin ni dejé de darme cuenta –con una sensación de malestar– de los disparates de unos gobernantes y burócratas mezquinos, no dejé de pensar que ahí estaban las semillas de la nueva sociedad, que éstas en parte ya habían empezado a germinar, por lo que se necesitaban apenas algunas reformas democráticas para que estallaran en flor. Sigo pensando que algunas condiciones estaban dadas, y que quizás continúen existiendo en Cuba. Pero pienso también [...] que los componentes sin duda positivos de los sistemas de salud y educación por sí solos no hacen justicia a los derechos de niños y mujeres, ni al equilibrio social, que no ofrecen ninguna visión de futuro sin la participación y la co decisión de la ciudadanía. A esto sirven las libertades tradicionales [...] mientras no se usen en detrimento de los demás, como en los casos de la libertad empresarial en la “economía libre de mercado” y el “libre comercio” en tiempos de una globalización plenamente desarrollada [...].


Mientras la sociedad civil y los gobiernos se abstengan de regular esas “libertades”, el abismo entre la riqueza y la pobreza se agrandará. Y bajo el impulso de la caza de la mayor ganancia las guerras y las debacles ambientales alcanzan dimensiones apocalípticas.


Sin embargo, el hecho de tomar conciencia de las libertades del capital no nos debe llevar a no reconocer lo indispensable de las libertades de la persona. Justamente estas libertades estaban ausentes en los países socialistas, que fueron también mi punto de referencia. El hecho de que en los años veinte la Unión Soviética se convirtiera en mi punto de referencia, al igual que para millones de personas de todo el mundo, no debía sorprender en un país que había pasado por una guerra devastadora y por la hiperinflación, y poco después se hundía en su crisis económica más grave. [...]


En cambio, quienes buscamos una salida al fatídico círcu­lo capitalista nos orientamos a la victoriosa revolución rusa. Nos marcó y nos inspiró a intentar una nueva revolución en Alemania. Esto estaba bien. Pero el hecho de que copiamos el camino soviético y su modelo, no lo estaba.


Desde mi conciencia compartía lo expuesto sólo en parte, porque en aquel momento militaba en la Juventud Comunista de Oposición (Kommunistische Jugend, Opposition –Kjo–), una escisión del Partido Comunista (Kpd, por su sigla en alemán).1 Nosotros favorecimos una estrategia diferente para Alemania, porque a nuestro juicio –a diferencia del del Kpd– no estábamos en los umbrales de una revolución socialista, sino, por el contrario, ante la amenaza de una contrarrevolución fascista. Por lo tanto contamos a los socialdemócratas entre nuestros posibles aliados, no entre los adversarios o enemigos. Aun así, la Unión Soviética fue un faro de esperanza para nosotros, y también para mí. También pensamos que en la controversia entre Rosa Luxemburgo y Lenin, cuyo eje había sido justamente la cuestión de la democracia, la razón estaba con Lenin.


Efectivamente, en la Unión Soviética existía el socialismo –de la forma que fuera–, pero en Alemania, nada. Sin embargo, el sistema soviético terminó colapsando, Rosa tenía razón.


Sin ánimo de rendir culto al ahistórico lugar común “Bien está, lo que bien acaba” y su contraparte “Mal está, lo que mal acaba”, decidí –tarde, pero al fin– revisar críticamente las decisiones de Lenin desde la revolución de febrero de 19172 hasta su temprana muerte en 1924. Fue un genio de la historia mundial que supo orientarse a un objetivo ciertamente lejano e ideal, pero con una sólida base científica-social en el contexto de un entorno duro que se oponía. En este camino reaccionó con asombrosa velocidad a los cambios en el mundo y en su país, pero también a sus propios errores


Los fines no justifican los medios, y los motivos echan sus luces y sombras sobre el objetivo trazado. Pero también es cierto que este objetivo no se alcanza sin la gesta valiente que remueve los obstáculos; de lo contrario, todo queda a nivel de un deseo bien intencionado, sin que nada cambie. “Nosotros que quisimos preparar el camino para la bondad, no pudimos ser bondadosos”, escribía Brecht y pidió “indulgencia”. Por esto hay que ponderar qué acción nos hará avanzar, sin convertirse en obstáculo al paso siguiente. Dicho de otra forma: ¿qué acto, por más que signifique un retraso, dejará el camino despejado hacia los pasos que nos permiten avanzar? Un ejemplo sería la nueva política económica (Nep, por su sigla en ruso) entre 1921 y el primer plan quinquenal de 1928.3 A lo mejor no existen recetas universales con respecto a la relación más apropiada entre la respuesta inmediata a la realidad y el impacto de esa respuesta a largo plazo sobre el desarrollo social; lo cierto es que la libertad y la democracia cumplen un papel importante como puente entre el hoy y el mañana. [...]


A pesar de la violencia que suele formar parte de una revolución, hasta el atentado contra Lenin4 fue poca la sangre derramada durante la revolución rusa de 1917, y las libertades civiles sufrían pocas restricciones. Pero los disparos contra el líder de la revolución fueron más que un episodio. Detrás de ellos se escondía la contrarrevolución latente de las clases feudales y burguesas que habían sido expulsadas del poder. Sin embargo, fue desmesurado el “terror rojo” que se desencadenó seguidamente, no tanto por su intento de contener la amenaza potencial a través del terror, sino por su impacto sobre amplios grupos de la población y, más específicamente, sobre los intelectuales.


La revolución desalentó a grupos que fueron indispensables para la construcción material y cultural del país. En los hechos, la represión genera un efecto doble: si bien bloquea la oposición al régimen, también paraliza las fuerzas creativas para la construcción del sistema. El lema posterior, “el socialismo es el poder soviético más electricidad”, es un fiel reflejo del menosprecio del ser humano en una ecuación, donde el progreso dependía exclusivamente del poder del Estado y la técnica [...]


Esta contradicción entre los objetivos humanistas de los comienzos y los medios represivos se profundizó con el tiempo. Lo que en los tiempos de Lenin habían sido medidas de emergencia bajo circunstancias extraordinarias, se convirtió bajo Stalin en una virtud universal en todos los niveles y en todo momento. En la concepción de Lenin el camino elegido abría las puertas hacia el objetivo del socialismo a largo plazo [...]. Stalin en cambio, al promulgar la “Constitución socialista” definitiva (en 1936), mientras hizo fusilar a la vieja guardia de la revolución, congeló cualquier evolución posterior y liquidó la conciencia revolucionaria por completo. Desde entonces no quedaba más que la rutina diaria [...]. El socialismo quedaba reducido a cantidades que se medían en las estadísticas de la producción de bienes. Por esta vía la Unión Soviética alcanzó altos niveles de desarrollo industrial y tecnológico que se plasmaban en enormes avances durante la primera mitad del siglo XX, aunque luego dieron paso al estancamiento en la segunda mitad del siglo, en la era de la tercera revolución industrial.


Sin embargo, debemos preguntarnos cómo fue posible que nosotros –en el mundo occidental– consideráramos ejemplar ese modelo de desarrollo, que tomáramos ese socialismo de Estado como universal y como camino hacia la emancipación de la humanidad, como si fuera la única alternativa imaginable a la sociedad explotadora y represora capitalista.


Es cierto, no había alternativa real existente. Los estados eran “socialistas” o “capitalistas”. ¿Se nos escaparon los déficits sociales y humanos? Se podía pensar en otros modelos sociales, a pesar de su “inexistencia”. ¿Pensamos que su realización sería imposible?


En realidad, fue así. Porque el capitalismo no sólo detentaba el poder económico, sino que dominaba también la opinión pública. Más allá de la influencia política que sus medios ejercían sobre la mayoría de la población, ayudó a internalizar al régimen social como el único posible y natural. Fijó además la educación predominante en las familias y las escuelas de cada persona: que el mundo, tal como estaba, no debía ser transformado. Para romper ese muro de la normalidad predominante se necesitaba una potencia del mismo peso. Esa potencia debía ser tan radical como el poder del sistema existente que permeaba todos los niveles de la vida. La historia de las revoluciones parecía darle la razón a este razonamiento. Jamás una clase dominante se había retirado sin haber empleado con toda brutalidad la totalidad de los medios a su alcance. Desde siempre, la historia de los pueblos había sido una historia de luchas más o menos brutales. Y donde hay violencia no cabe la libertad. Sin embargo, ante lo inevitable de la revolución, cabe preguntarse lo siguiente: ¿se puede poner un punto final a una época revolucionaria? ¿Y, a partir de qué momento las personas internalizan las nuevas relaciones, al mismo punto en que lo habían hecho con las anteriores? Así la violencia podría amainar, y el potencial creativo del nuevo sistema tendría la libertad para desplegarse plenamente.


A la revolución estadounidense le alcanzaron pocas décadas para consolidarse como la nueva normalidad, la revolución francesa necesitó algo más de tiempo. Sin embargo, la rusa pareció haber necesitado cada vez más represión. ¿Habrá sido así por la radicalidad más profunda de los cambios y el contraste mayor con el resto del mundo? Nosotros lo interpretamos en ese sentido, y esta justificación desacreditaría a esta revolución y a todas las que vendrían. Si nuestra interpretación se ajustaba a la realidad, por mucho tiempo no habría lugar para la libertad.


Lo aceptamos, y lo llamamos “dialéctica”. No había otra manera de transformar los sistemas milenarios de clase con sus guerras y conflictos inevitables en una sociedad sin amos ni siervos.


Sin embargo, no tuvimos en cuenta que no sólo era necesario que el antiguo régimen se tornara insoportable para la mayoría de la población [...]; para construir y respetar el nuevo régimen también se necesita una mayoría. No es lo mismo: el “hombre nuevo” no nace con la revolución; con suerte podrá evolucionar a partir de ella. Pero la coacción, del tipo que sea, no crea seres humanos mejores, sino seres sumisos.


Ese dilema entre el objetivo de la justicia social y la represión del ancien régime condujo al establecimiento de un aparato estatal jerárquico, que se establecía al poco tiempo como nuevo gobernante y clase privilegiada. Que no lo viéramos, se debía a nuestro –mi– error de no reconocer a la democracia como condición indispensable del progreso social.

 

TOMO III.

Como la luz del sol en el prisma... lleno de colores. Me resultó más fácil corregir otros errores, no se necesitaba el derrumbe de una potencia mundial para hacerlo.


Desde mi infancia he sido un aficionado a los libros. A esto se agregó más adelante que el ruido de la fábrica me causó problemas auditivos, por lo que recurría cada vez más a la palabra escrita que a la hablada para informarme sobre el mundo. Probablemente sea por esta razón que tomaba buena parte de lo leído literalmente. Fue así en lo relacionado con la sexualidad –como joven había leído las obras de Van der Velde, pero también de Wilhelm Reich–5 lo que no funcionaba del todo, cuando lo tomé demasiado literal, pero también con lo que había leído en Marx, negro sobre blanco, como suele presentarse todo lo impreso, cuando la realidad está llena de muchas tonalidades de gris y también de mucho color.


Por lo tanto, antes de llegar a Uruguay, donde no me quedaba otra opción que valerme por mí mismo, tenía una visión muy esquemática de las cosas y confiaba mucho en la lógica que se presenta muy lineal e inequívoca en la teoría y, en general, en todo lo escrito. Pero la vida fue más compleja. Comprendí rápidamente que siempre se juntan varios factores y que se debe tener en cuenta las situaciones concretas, incluso cuando se avanza hacia un objetivo. [...]


Otro aspecto que corregí más adelante fue mi fascinación por el determinismo. Todo debía ser determinado, y al principio en la forma más primitiva. Me impresionaba sobre todo un cuento de Mark Twain, “El extraño misterioso”, que trata de un juicio de brujas en la profunda Edad Media. Lo que me fascinaba más que los hechos en sí, era la inexorable coherencia lógica de la sucesión de los acontecimientos, la cadena de causas y efectos que no podía desembocar en un final distinto al descrito. Un solo aspecto de la larga secuencia habría cambiado el resultado. De la misma manera entendí la realización de una sociedad socialista como el fin último de un proceso histórico predeterminado de antemano.


Las derrotas, tanto personales como políticas, me dejaron pensando, pero como la fe en el progreso se había convertido en un credo [...] seguía sin dudar de la causalidad de todos los hechos.


***


Empecé a cambiar mi modo de pensar recién después de leer la Dialéctica sin dogma, de Robert Havemann, y cuando conocí el principio de incertidumbre, de Heisenberg; la indeterminación de la simultaneidad, de Einstein; y la noción hegeliana de la coincidencia como categoría objetiva. Efectivamente, si en la naturaleza inanimada o en su análisis científico por la física y la química no todo era posible, pero cada causa podía conllevar dos o tres consecuencias, y si en situaciones límite prevalecía la probabilidad por sobre la determinación, cuánto más debía aplicar todo esto a la naturaleza animada y, más aun, a la sociedad humana. De ahí concluye Havemann: “No existe el futuro, nosotros lo construimos”.


Y Rosa Luxemburgo planteó la alternativa: “socialismo o barbarie”. Ya conocemos la barbarie. Hoy en día muchos se esfuerzan por lograr una convivencia más humana, pero los poderosos –y no solamente ellos– se oponen. Lo que hoy está en juego ante las amenazas bélicas y ambientales es la supervivencia. En esta contienda aún no se ha dicho la última palabra, el resultado dependerá de nosotros. 

 

  1. La Kjo fue la organización juvenil del Partido Comunista Alemán – Oposición (Kommunistische Partei Deutschlands – Opposition –Kpo–), que defendía la formación de un frente unido de todos los partidos trabajadores contra la amenaza fascista.
  2. A fines de febrero de 1917 se puso fin a la monarquía rusa y se formó un gobierno provisorio bajo la conducción de los mencheviques socialdemócratas que fue derrocado por los bolcheviques bajo la conducción de Lenin en la revolución de octubre.
  3. Posteriormente al comunismo de guerra de los años 1917 a 1921, la Nep ofrecía más espacio a las iniciativas económicas del sector privado para mejorar el abastecimiento, hasta que se implementó la nacionalización de todas las áreas de la economía a partir de 1928.
  4. En agosto de 1918 dos balas hirieron a Lenin gravemente. La anarquista y revolucionaria social Fanny Kaplán fue acusada de haber cometido el atentado y fusilada sin proceso judicial.
  5. La Trilogía sobre la felicidad matrimonial, del reformador sexual holandés Theodor Hendrik van der Velde, y La revolución sexual, del psicoanalista austríaco Wilhelm Reich, fueron trabajos revolucionarios de la pedagogía sexual de los años veinte, al igual que los trabajos de Max Hodann y Magnus Hirsch­feld. Las notas al pie son de Gert Eisenbürger.         

(Traducción del alemán: Dieter Schonebohw)

Publicado en Política
Viernes, 19 Mayo 2017 07:57

La nueva derecha

La derecha alternativa estadounidense (que apuntaló el ascenso de Donald Trump) y la derecha patriótica o identitaria europea (representada por los partidarios del Brexit en Reino Unido, por Marine Le Pen en Francia y por Geert Wilders en Holanda, entre otros) conforman una corriente renovadora dentro del panorama de la derecha política.

 

Gobiernos de derecha.


Sus ideas, en cambio, no son tan nuevas, en tanto tienen su origen en fuentes ya clásicas, como el pensamiento de Oswald Spengler, Ernst Jünger, Carl Schmitt, Martin Heidegger o Alain de Benoist. En Uruguay ese movimiento no tiene nombre ni estructura, ni tampoco, presumiblemente, mayor futuro político, aunque algunas de sus ideas circulan, muchas veces como si fueran originales o novedosas y llegan a tener una cierta incidencia incluso entre quienes no se autoidentifican como conservadores.

La nueva derecha toma distancia del consenso liberal posterior a la caída del muro de Berlín y se presenta a sí misma como contraria al sistema dominante, al gran capital y al mundo de la especulación financiera, a los poderes establecidos y a los organismos trasnacionales. En tanto y en cuanto se presenta como antiliberal –y en efecto lo es–, se parece en algunos puntos a la izquierda. También se parece al fascismo, si vamos al caso. Y muchos de sus referentes intelectuales provienen de allí.

La nueva derecha es identitaria: si aborrece las identidades posmodernas (con las que coquetea la nueva izquierda) es porque añora las identidades premodernas, aquellas que encuentran su anclaje en la lengua, la religión, la sangre y la tierra. Los teóricos en que se apoya comparten genéricamente la idea de que todo empezó a ir mal en Occidente cuando la modernidad minó las bases de sustentación de esas identidades tradicionales.

Un sentido de comunidad, un sentimiento de arraigo y un sentido de trascendencia son los principales componentes de esas identidades.

La acción disolvente de la modernidad habría devenido, desde este punto de vista, en una forma extrema de nihilismo: una negación de los puntos de vista tradicionales acerca del hombre, la religión, la sociedad, la existencia y la cultura. Ese nihilismo es, entonces, tanto antropológico (la negación de cualquier idea de naturaleza humana), como religioso (la exclusión de cualquier forma de trascendencia), social (la negación de la idea de comunidad y la afirmación radical del individuo), existencial (la negación de cualquier idea de arraigo) y cultural (la negación de toda autoridad política o intelectual afirmada en la tradición).

La nueva derecha sostiene que hoy los intereses del capital financiero convergen con las tendencias nihilistas de la modernidad (reivindicadas por la nueva izquierda): poco a poco se ha ido configurado un pensamiento único que es hoy el sentido común en que se apoya el sistema. Desde este punto de vista, la nueva izquierda es parte orgánica del statu quo. Las identidades posmodernas son fluidas, inestables, dictadas por el mercado. El capitalismo financiero y el nihilismo antropológico se dan la mano: uno oferta identidades en el mercado global y el otro las compra.

Nihilismo es una palabra bonita pero demodé, así que la nueva derecha usa otras expresiones para hablar de este fenómeno: el imperio de lo políticamente correcto, el feminismo radical, la ideología de género, el marxismo cultural, el progresismo, etcétera.

Este movimiento es políticamente fuerte allí donde existe algo parecido a un pasado glorioso que reivindicar, aunque sea en parte o totalmente ficticio, y donde una vuelta atrás tiene algún sentido al menos en términos retóricos. La nueva derecha añora un mundo perdido de roles sociales y de propósitos bien definidos, de formas de vida robustamente significativas. Se trata esencialmente de una concepción que mira hacia el pasado y no hacia el futuro: hacia un tiempo que fue mejor... para unos pocos. Porque para la inmensa mayoría el pasado no tuvo nada de glorioso ni de admirable: pestes, guerras, hambre, esclavitud, caciquismo, racismo, machismo ocupan la mayor parte de la historia de la humanidad.

La nueva derecha identitaria es en realidad bastante vieja: se remonta a la reacción romántica y aristocrática contra la Ilustración; solamente es nueva frente a la derecha tecnocrática que terminó imponiéndose tras el fin de la Guerra Fría. Para la derecha identitaria, patriótica, el liberalismo es una ideología del sistema: disuelve alegremente los lazos tradicionales que conforman las identidades locales, fuente última de significación de la vida individual y colectiva. Ha transformado el mundo en un lugar desprovisto de sentido, donde solamente circulan las mercancías. La respuesta es volver a abrevar en las viejas fuentes del significado; las viejas fuentes de trascendencia.

La base filosófica de la nueva derecha es, pues, la idea de que hay un conjunto de fuentes prepolíticas de donde emana el sentido de las cosas y de la propia existencia, y que es en esas fuentes donde está el anclaje de cualquier política que no esté destinada al fracaso y al hundimiento irremediables.

Por supuesto que la nueva derecha no crece en apoyos populares porque el presunto avance de la insignificancia, el sinsentido creciente de la existencia, preocupe a la mayor parte de la gente, sino porque la deslocalización fabril hace perder puestos de trabajo, porque la inmigración tracciona a la baja los salarios, y cosas por el estilo. Pero, en este contexto, la nueva derecha ofrece una narrativa global, un marco de comprensión del mundo que no se limita meramente a prometer más puestos de trabajo o mejores salarios. Eso, una narrativa global, era algo que la izquierda tradicional ofrecía y que la nueva izquierda en alguna medida todavía ofrece, aunque, quizás, su discurso se haya atomizado en narrativas fragmentarias y dé la impresión de no constituir ya una concepción global del mundo. Habría que ver si una concepción totalizadora del mundo es algo todavía deseable o no, pero ese es otro problema. En cualquier caso, la nueva derecha tiene una concepción del mundo. Y una concepción del mundo es siempre algo retóricamente atractivo, aunque sea falsa.

Desde luego que la crítica a la modernidad no ha sido transitada solamente por el pensamiento conservador. Pero la izquierda, que tradicionalmente ha asumido los ideales de la Ilustración, ha tendido a considerar ese proyecto más bien como inacabado, antes que como fracasado o nocivo o pernicioso. En cualquier caso, volver a las viejas buenas épocas en que un conjunto de significados densos llenaban nuestras vidas seguramente no es la apuesta política que la izquierda mayoritariamente haya hecho nunca. En este sentido, la nueva derecha sólo superficialmente puede coincidir con la izquierda. Sobre todo en América Latina, donde no parece que podamos tener, de manera razonable, añoranzas de un pasado mejor, ni siquiera de un pasado ficticio.

La nueva derecha probablemente nunca deje de ser un fenómeno cultural eminentemente europeo (y, en alguna medida, también estadounidense) que difícilmente llegue a permear la política latinoamericana. Sin embargo, la idea de que nuestros problemas en algún sentido son de identidad no es ajena a los diagnósticos que con frecuencia se hacen en esta parte del mundo. Cabría preguntarse hasta dónde esos diagnósticos tienen su origen en problemas genuinos y hasta dónde no son más bien una especie de reflejo mimético de algunas tendencias intelectuales y políticas de la metrópolis, que al transportarse a nuestras realidades suenan un poco extrañas.

Publicado en Política

En adelante los proyectos para implementar los acuerdos del Teatro Colón entre el Gobierno y las Farc podrán ser modificados con las proposiciones de los partidos políticos, según lo determinado este miércoles por la Corte Constitucional.

 

Ese es uno de los apartes de la normatividad que rige el método abreviado para implementar los acuerdos, también llamado de fast track, tumbados por el alto tribunal.


Es el numeral ‘h’ del artículo primero del acto legislativo 1 del 7 de julio de 2016 (acto legislativo para la paz), que decía literalmente que “los proyectos de ley y de acto legislativo solo podrán tener modificaciones siempre que se ajusten al contenido del acuerdo final y que cuenten con el aval previo del Gobierno nacional”.


Este era uno de los puntos que más cuestionaba el uribismo, cuyo partido Centro Democrático demandó el texto, que argumentaba que la norma impedía que se les hicieran modificaciones a los proyectos del Gobierno y objetar lo allí contenido, dejando al legislativo como un mero notario de los fijado por el Gobierno y las Farc.


Los magistrados también dejaron por fuera del ordenamiento jurídico el numeral ‘j’ del mismo artículo primero, que dice que “en la comisión y en las plenarias se decidirá sobre la totalidad de cada proyecto, con las modificaciones avaladas por el Gobierno nacional, en una sola votación”, o sea que las votaciones tenían que hacerse en bloque.


Los togados, reunidos en sala plena, consideraron que esos incisos violaban el principio de separación de poderes, en la medida en que limitaban la capacidad deliberativa y decisoria del Congreso.


El magistrado Luis Guillermo Guerrero, presidente de la Corte Constitucional, anunció que este jueves dará una rueda de prensa explicando los alcances de la sentencia.

 


Desmovilizados no serán escoltas: Corte Constitucional


La Corte Constitucional declaró inexequible el decreto 298 de 2017 que permite ampliar la planta de personal de la Unidad Nacional de Protección, UNP, y así exceptuar a la entidad de la prohibición que impide que los gastos en la planta de personal de las entidades públicas no supere, en promedio el 90% de la meta de inflación esperada casa año.


Según el alto tribunal, existe una violación a la reserva de ley se debía tramitar como una ley orgánica, por esa razón volvió a decirle no a un decreto del presidente Juan Manuel Santos.


Esto pese al concepto del procurador Fernando Carrillo quien había pedido vía libre para el decreto de paz 298 que permite ampliar la planta de personal de la Unidad Nacional de Protección -UNP- y así exceptuar a la entidad de la prohibición.


Dice la procuraduría que "permitir apartar a la UNP de las restricciones previstas en el artículo 92 de la Ley 617 de 2000, norma esta que impone topes al crecimiento de las plantas de personal de las entidades públicas".


La Corte ya le había pedido al Gobierno explicar cuántos agentes de seguridad adicionales requeriría la UNP para cumplir con el Acuerdo de Paz y en qué fecha deben empezar a funcionar los esquemas de seguridad para los miembros de las Farc.


Señala que "el principio de los topes al crecimiento de las plantas de personal puede ser flexibilizado cuando existan necesidades de especial importancia como la implementación del acuerdo de paz".


Precisión de Corte Suprema


Por otra parte, ayer la Corte Suprema de Justicia precisó que los delitos de agentes del estado aspirantes a JEP requieren haber sido cometidos por causa o con ocasión o tener relación con el conflicto armado.


Con ello el alto tribunal negó remitir a la JEP el proceso contra un ex intendente de la Policía Nacional condenado por participar en la implementación de pirámides.


En esos términos, la Sala de Casación Penal negó la pretensión del ex intendente José Elmer Mosquera Córdoba de someterse a la JEP, teniendo en cuenta que contra él existe una condena de 64 meses de prisión, por una conducta relacionada con implementar “pirámides con el Esquema Ponzi para defraudar a las personas, [que] no fue cometida por causa o con ocasión del conflicto armado, ni tiene relación alguna directa ni indirecta con este”, sostiene la providencia.


Para la Sala de Casación Penal, el exintegrante de la Fuerza Pública no cumple tampoco con los requisitos legales para remitir el proceso a la Justicia Especial para la Paz, porque ese no el procedimiento para que los agentes del Estado accedan al tratamiento especial diferenciado en procura de la renuncia a la persecución penal y de la libertad transitoria condicionada y anticipada.


“...el Ministerio de Defensa Nacional debe elaborar los listados de los miembros de la Fuerza Pública que prima facie cumplen con los requisitos para acceder a la ‘libertad transitoria condicionada y anticipada’, para cuyo efecto esa entidad debe solicitar la información a las jurisdicciones penal ordinaria y penal militar, cabe recordar que, entre las exigencias está que el servidor público se encuentre condenado o procesado ‘por haber cometido conductas punibles, por causa, con ocasión o en relación directa o indirecta con el conflicto armado’ (artículo 52-1 de la Ley 1820 de 2016)”, precisa el pronunciamiento.


De otro lado, la Corte subraya que no es competente para tramitar libertades condicionadas en los asuntos que se encuentren en casación. “...no se aseguraría que tales decisiones tuvieran recurso de apelación, en cuanto carece la Sala de superior jerárquico, interpretación que recorta garantías en el ámbito del debido proceso al eventual beneficiario de dicha libertad y que, por el contrario, permite concluir que son competentes los jueces de control de garantías si en el asunto no se ha radicado escrito de acusación, o el juez de conocimiento si ya se radicó”, afirma.


Bajo esta premisa y en otra decisión, la Sala de Casación Penal devolvió a la Fiscalía Especializada contra Terrorismo el proceso en contra de la exintegrante de las Farc, Marilú Ramírez Baquero, luego que el ente acusador le corriera traslado para definir la instancia competente para definir su solicitud de libertad, acogiéndose a la JEP. La competencia radica en el Juzgado 3 Penal del Circuito Especializado de Bogotá, ante el cual la mencionada fiscalía debe promover la respectiva audiencia.

Publicado en Colombia
Jueves, 18 Mayo 2017 08:10

Liberan a un líder boricua

 

OSCAR LÓPEZ RIVERA, 30 AÑOS PRESO EN EE.UU.

 

El independentista puertorriqueño, Óscar López Rivera (foto), quedó ayer en libertad tras más de 30 años encarcelado, de los que purgó algo más de tres meses bajo arresto domiciliario en San Juan y lo primero que declaró al salir es su deseo de luchar y trabajar.

“Mi espíritu, dignidad y mi honor están mucho más incólumes hoy que el día que entré a prisión”, fueron sus primeras palabras a los medios de comunicación. López, de 74 años, acudió al Tribunal Federal de la capital puertorriqueña donde se le retiró un aparato electrónico con el que controlaban sus movimientos y firmó la documentación precisa.

En enero recibió el perdón del entonces presidente estadounidense Barack Obama, tras más de 30 años en la cárcel en Estados Unidos, y se le permitió regresar a Puerto Rico para cumplir la última parte bajo confinamiento domiciliario. Fuentes cercanas a la familia indicaron que tras su paso por el Tribunal, llevarán a López a ver el mar.

En sus declaraciones realizadas a la prensa en la residencia de su hija, dijo que sale de prisión dispuesto a luchar y trabajar. El líder nacionalista fue agasajado a su salida de la casa por un coro del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), en huelga desde hace seis semanas por los recortes impuestos por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) a la institución, y coreado a los gritos de “Libre, Oscar libre”.

López animó a los estudiantes a continuar la lucha y hacer todo lo posible para protegerla. “Necesitamos querer para poder salir adelante de la crisis. Hay que defender la patria”, sentenció. Además, expresó que el de Puerto Rico es “un pueblo con amor en los corazones” y añadió que descree del “sectarismo”.

“La felicidad que siento quiero compartirla con todos los boricuas. Esta ha sido la lucha de ustedes, amantes de la libertad, que han hecho posible que hoy esté aquí”, agregó.

El independentista, nacido el 6 de enero de 1943, fue acusado de conspiración por la justicia estadounidense tras ser vinculado con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), una organización que luchaba por la independencia de la isla, territorio convertido en colonia del gobierno de Estados Unidos desde 1898. López Rivera permaneció 12 años en prisión solitaria y sin contacto con el exterior ni con sus familiares.

 

 

Publicado en Internacional

El odio exorcista del Deep State de EU contra el zar Vlady Putin es inversamente proporcional a la admiración que suscita en China.

 

Los bonos del zar Vlady Putin subieron aún más con sus pletóricos devotos chinos después de haber tocado dos piezas rusas al piano en la residencia del mandarín Xi ( https://goo.gl/HBEQcr), lo cual demuestra el profundo acercamiento del gigante nuclear ruso con la superpotencia geoeconómica china que permeó durante el exitoso arranque de la primera cumbre de la Nueva Ruta de la Seda (B&R; https://goo.gl/w4ILfy ).

 

No es la primera vez que el zar Vlady Putin es agasajado en China como principal invitado, como sucedió en la cumbre en Hangzhou del G20 en 2016.

 

Hoy SCMP ( https://goo.gl/FuDU9h ) tilda la intimidad del zar y el mandarín como "bromance (romance fraterno)".

 

Los multimedia chinos abundan que el zar Vlady goza ahora de más adeptos que antes. Pues sí: mil 374 millones de chinos valen más en popularidad que 324 millones de estadunidenses, descontando a sus marginados respectivos.

 

El zar Vlady Putin, invitado estelar del B&R abrazó la "gran escala" del B&R y exhortó a una mayor asociación euroasiática en la que se sumarían grupos geopolíticos y geoeconómicos ( https://goo.gl/yjKtrg ): el Grupo de Shanghai, la Unión Económica Euroasiática y el ASEAN (10 países del sudeste asiático).

 

Llama la atención la ausencia notable del concepto "BRICS", debido al boicot de India, y a las turbulencias teledirigidas en Brasil y Sudáfrica.

 

Lo más notable de la primera cumbre B&R (la segunda será también en China en 2019) fue el bajo nivel de representación de EU, Gran Bretaña (GB), Francia, Alemania y Japón, al unísono de la decepcionante ausencia de India, sumada de la orfandad latinoamericana.

 

El mandarín Xi brindó en el Gran Salón del Pueblo de Pekín, donde prometió invertir 124 mil millones de dólares e invitó a la participación de África y las Américas (sic) como socios, aunque no se encuentren en el trayecto del B&R.

 

Nawaz Sharif, premier de Pakistán, exultó que la "revolución geoeconómica" del B&R “no tiene precedente en la historia ( https://goo.gl/8SQwda )”.¡Un proyecto de 2 billones de dólares!

 

El corredor económico China-Pakistán de 55 mil millones de dólares, que pasa por la parte de Cachemira controlada por Pakistán, ha preocupado a India.

 

India –país que admiro y he visitado muchas veces– debe meditar sus reacciones antes de hacer el juego a los esquemas balcanizadores israelí-anglosajones que anhelan una guerra nuclear contra Pakistán, hoy gran aliada de China.

 

El genio milenario de la India debe transcender vulgares mezquindades aldeanas, de corte geopolítico decimonónico, para adherirse al B&R, hoy "máximo proyecto de infraestructura del nuevo siglo", en complementariedad con su vecina China y en el que a Rusia le corresponde jugar un papel facilitador dentro del gran triángulo geoestratégico euroasiático del RIC (Rusia/India/China).

 

SCMP comenta que “con los billones de dólares en juego Hong Kong y Londres pujan para convertirse en la encrucijada financiera de la estrategia comercial global de China ( https://goo.gl/r0Fyxs )”.

 

¿Se adelantó la "pérfida Albión" con su Brexit a Wall Street y a Fráncfort para participar en el maná del B&R?

 

Las plazas financieras de la City y Hong Kong son complementarias y China está dispuesta a compartir el pastel de su banca estatal con HSBC, además de internacionalizar su ascendente divisa, el yuan.

 

Shanghai Daily refiere que existe una "enorme demanda para los fondos del B&R (Silk Road Fund)", según Yi Gang, vicegobernador del Banco del Pueblo de China ( https://goo.gl/SqT4r7 ).

 

Al margen de la Cumbre del B&R, el premier chino Li Keqiang comentó a la atribulada Christine Lagarde, directora del alicaído FMI, que “China es capaz de mantener la estabilidad de los mercados financieros ( https://goo.gl/za28V7 )”.

 

La actitud de EU ha variado de una franca hostilidad con Obama a una mayor comprensión con Trump, quien envió a su consejero Matthew Pottinger (MP) cuando el Departamento de Comercio de EU "reconoce la importancia" de la iniciativa del mandarín Xi.

 

El enviado estadunidense MP, muy ideologizado, sentenció que el "éxito del proyecto" dependía de la “amplia participación del sector privado ( https://goo.gl/NJersf )”.

 

El optimismo chino llega hasta considerar que "B&R puede complementar" el mantra de "Primero EU" de Trump (https://goo.gl/yTFaVS) que, a mi juicio, pese a que comparten la infraestructura como matriz, son diametralmente opuestos ya que el primero es incluyente, pacifista, armónico y generoso, mientras el segundo es excluyente, pugnaz, proteccionista, egoísta y racista.

 

Stuart Lau, del SCMP, comenta que "analistas de política exterior dicen que el giro (sic) en la postura de EU refleja el temor en Washington de quedar aislado conforme otros países se suben al proyecto chino".

 

Para SCMP los cinco grandes proyectos del B&R son: 1. La vía férrea a Londres de 12 mil kilómetros; 2. El puerto de Gwadar: en el Mar Arábigo y cerca de Irán y del Golfo Pérsico; 3. La vía férrea a Irán (sic); 4. Gasoductos de Asia Central a China para alimentar su "apetito energético" y; 5. La puerta de Khorgos, ciudad china fronteriza con Kazajstán: el “mayor puerto seco (sic) del mundo ( https://goo.gl/NuD0pq )”.

 

EU y Europa, plagados por su grave crisis financiera, se retraen de sus compromisos internacionales donde se han "sobre-extendido", mientras China avanza sus piezas geoeconómicas y Rusia adelanta sus fichas militares en su "periferia inmediata".

 

Según FT, "la moderna estrategia de China tiene como objetivo elevar su influencia internacional mientras exporta un superávit agobiante (sic) de su capacidad industrial doméstica a países alrededor del mundo mediante préstamos e inversiones". 

 

Sir Tom Troubridge, mandamás de PwC en China y vicedirector del Consejo de Negocios Británico, augura que si el B&R “funciona la mitad de lo que desea China, todavía será el mayor proyecto de infraestructura del mundo en los años venideros ( https://goo.gl/XoEoSq )”.

 

A mi juicio, el tiempo –que no es medido de igual manera en Occidente que en Oriente– corre a favor de Rusia y China debido al acelerado deshielo del Ártico que abriría una prodigiosa nueva ruta marítima de Pekín y Moscú con los puertos europeos, y hasta con Alaska, si es que EU acepta la nueva realidad geoclimática. 

 

El mandarín Xi sentenció que “China y Rusia juegan el papel de piedra de toque para la estabilidad y la paz del mundo ( https://goo.gl/Nttpy3 )”. A mi juicio, sin la cobertura nuclear de Rusia, el mirifico proyecto del mandarín Xi sería descarrilado por EU.

 

Se gesta de facto un "G2 macro-regional euroasiático" de China y Rusia con sus respectivas esferas de influencia y con el B&R como factor creativo de complementariedad armónica y de defensa frente al irredentismo del binomio EU/OTAN. Lo ideal sería que los rusófobos exorcistas del Deep State en EU entiendan que la unipolaridad feneció debido a sus extravíos financieristas y que hoy tienen la oportunidad de participar en un G3 para crear el nuevo orden tripolar del siglo 21 y en el que el B&R bipolar/regional/euroasiático sería su catalizador creativo.

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado en Internacional
Página 1 de 208