Quiénes somos?

Desde 1991 cuando circuló el primer número de esta propuesta comunicativa no solo tinta ha corrido por sus páginas, también, muchas propuestas y esfuerzos se han concretado en distintos sectores sociales, y otras tantas están por hacerse realidad. Todas ellas tras el objetivo central de auspiciar el protagonismo de los sectores populares.

¿Por qué desde abajo?

Este nombre no es casual ni arbitrario. Pretendemos reflejar con él la concepción de lo que debe ser el trabajo popular, la manera de propiciar la comunicación entre las distintas experiencias comunitarias, los sectores prioritarios en estos campos, el ritmo del esfuerzo por hacer, así como la reafirmación en la urgencia de no desfallecer en la construcción de la utopía de la justicia y la libertad.

desde abajo se hizo propuesta comunicativa por estimar que es la manera más práctica de discutir y contarle a otros cada iniciativa popular que se esté concretando. Es en este proceso que, consideramos, se logra elaborar un pensamiento común y unas líneas básicas de acción.

desde abajo se elabora colectivamente, aunque no necesariamente refleja un pensamiento unificado. Las diferencias a su interior transparentan búsquedas que en algún momento del proceso deberán confluir en identidades superiores. Por lo tanto, las diferencias ni nos asustan, ni nos paralizan.

En desde abajo está invitado a escribir tanto el habitante común, el activista, el dirigente o el pensador independiente. Buscamos así, convocar distintas vertientes del esfuerzo social e intelectual a un reencuentro de sueños y acciones que se habrá de manifestar, no solamente en una prensa que lucha por no ser marginal, sino y por sobre todo, en la construcción de una nueva opción social y política para todo el país.

desde abajo retoma el principio natural de que todas las cosas deben tener una base para poderse levantar, y más aún, para arraigarse y sostenerse. En nuestro caso esa base es popular o no lo es.

Nos dirigimos a la gente de abajo, a los negados, a los sin patria, a los perseguidos, a los que aparecen en los procesos de paz pero no se benefician de ellos, a los que son tenidos en cuenta solamente para defender la propiedad ajena o para que voten, a los que se rebuscan en cualquier rincón del país, a los que trabajan pero son señalados o perseguidos por defender sus derechos; en fin, a todos aquellos que son la mayoría nacional, pero que sin embargo aparecen como su minoría -étnica, racial- o como los que nunca tienen razón.

desde abajo reconoce que el conocimiento de nuestro país cruza por quienes lo habitan y construyen diariamente con su trabajo, y de manera muy especial, por quienes lo sufren.

desde abajo retoma la tarea de aportar a la construcción de un proyecto popular, para lo cual requiere elaborar las bases conceptuales del mismo, labor imposible de concluir felizmente si no ganamos el aporte que ofrece la cotidianidad de los explotados y oprimidos. Entendemos por tanto, que el desarrollo de todo este proyecto depende, en gran medida, de la participación que alcancemos de los olvidados, así como de quienes, sin serlo, abrazan su causa.

desde abajo retoma como eje de su proyecto al ser humano, por ello asume el reto de contribuir a la recuperación de la dignidad del proyecto popular, poniendo al centro del mismo sus sueños, angustias y necesidades, sin abandonar el espíritu de trabajo arduo y paciente que caracterizó durante toda una época a la izquierda, procesando la experiencia que vivió el movimiento popular a su lado, desechando lo negativo e impulsando lo positivo.

Nuestro Sentido Histórico

desde abajo nació y ha venido desarrollándose en un momento histórico muy difícil para los proyectos políticos alternativos. Nace con la crisis de las utopías, da sus primeros pasos en medio de la confusión de quienes creían fielmente en sus postulados, conoce la cooptación por parte del Estado de muchos dirigentes y ve actualmente la indecisión que aún marca a otros tantos. Sin esquemas preestablecidos, busca erigir poco a poco, una personalidad definida por la experiencia y el apoyo popular.

De ahí emana uno de nuestros actuales objetivos aportar a la generación de un protagonismo popular, incentivando la conformación de tejidos sociales, buscando la interrelación de procesos, que concluyan en la construcción de una alternativa social y política para toda la nación.

Tal alternativa apuntará a la superación de la atomización a que nos tiene sometidos la actual política estatal, y la crisis de alternativas, optando por una forma global que facilite confrontar a los enemigos particulares, ocasionales, y estructurales, como un solo cuerpo, discutiendo sobre las superestructuras y las políticas de largo plazo, desde una propuesta surgida en los cimientos de esta sociedad.

Desechar, producto de los desarrollos particulares, el localismo, el afán de protagonismo, el gremialismo, la indecisión, es optar por la expresión política popular, que se constituya en una alternativa para todo el país.

Posibilitar este proceso implica, sin objeción alguna, estimular la formación de nuevos liderazgos populares, ojalá colectivos, que configuren nuevas confianzas, pero también implica un ritmo que retome los imaginarios comunitarios, para poder construir, de esta manera, un proyecto popular con real sustento y apoyo.

Nuevos Pilares

Armar estas posibilidades, liderazgos y confianzas es imposible si no nos dotamos de nuevos pilares teóricos que nos sirvan de brújula en la actualidad y de referente en cuanto a la sociedad que queremos.

Tales pilares deben basarse en el tipo de economía a construir, partiendo para ello del modelo de desarrollo a implementar y la manera de aplicarlo, el tipo de derecho por estructurar y el papel que jugarán en él las formas de reglamentación de que se han dotado las comunidades, así como el derecho consuetudinario que otras tantas tienen; la sociedad por construir, y en ello, el tipo democracia a fundamentar y sus diferencias con la que actualmente funciona; el papel de las fuerzas armadas y de la fuerza pública, así como el proceder para reconstruir la seguridad ciudadana y con él, el derecho de apropiarse de las calles, los parques y demás espacios públicos, como centros de encuentro y convivencia.

Avanzar tras estos propósitos nos ha llevado a proponernos la construcción de una experiencia social, que tiene su expresión en este medio, y que como centro principal retoma los barrios populares, pero sin negar otros espacios; de la cual puede ser parte quien quiera, siempre y cuando se vincule con la clara intención de contribuir para que estas comunidades se transformen en dirigentes de su país. Esto implica que nadie llega a acumular para su fuerza particular, sino para la comunidad, para que los líderes innatos permanezcan en ella, para que ésta eleve sus niveles de comprensión, y para que un día próximo, sean ellas quienes manifiesten al país que dejan de ser simples asociaciones para, sin desecharlas, unirse en una nueva fuerza política: la de los pobres olvidados, los nadie, las mayorías nunca escuchadas que ahora se harán oír.

Sin duda alguna seguimos este camino/proceso.

En las páginas siguientes de esta publicación electrónica, podrán encontrar los suplementos que han sido impresos durante estos últimos años como complemento de algunas de las publicaciones de nuestro periódico.

Cualquier comunicación o proyecto, solicitud de información, comentario acerca de nuestro trabajo, artículo que pueda ser publicado en nuestro periódico, o comunicación que sirva para continuar con nuestra labor informativa y crítica, puede ser enviada y/o solicitada a nuestro correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o puede también contactarnos a través de nuestra sección de Contáctenos.

Transversal 22A N°53D-42, int. 102

Tels: 345 18 08