Viernes, 17 Febrero 2017 06:42

¿Y si sorteáramos la democracia?

Este filósofo flamenco le saca los colores a la élite política, reniega del procedimiento electoral y aboga por otra forma de representatividad. Lo hace en 'Contra las elecciones. Cómo salvar la democracia', a caballo entre el ensayo y el manifiesto.



Ocurrió en 2010 tras el hundimiento de la banca. Un puñado de anarco surrealistas se hicieron con el gobierno municipal de Reikiavik con desternillantes proclamas que abogaban por repartir toallas gratuitas en las piscinas públicas, la adquisición de un oso polar para el zoo de la ciudad o mantener el Parlamento limpio de drogas. Lo que se intuía un cataclismo político resultó ser un ejercicio de solvencia democrática; en cuatro años habían saneado el presupuesto de la ciudad y salvado de la quiebra a la principal compañía energética.


Más allá de la anécdota, el experimento evidenció que no siempre la veteranía política es garante de una buena gestión. El ensayista flamenco David Van Reybrouck se ha empeñado en su último ensayo Contra las elecciones. Cómo salvar la democracia (Taurus) en sacar los colores a toda una élite política que parece no enterarse muy bien de qué va la vaina. “A veces me siento como si viera un tren que va a chocarse con otro en cámara lenta mientras buena parte de la clase política mira hacia otro lado y nos dice que todo va bien”. La “inminente” colisión, que Van Reybrouck augura para la próxima década, dará pie a una época de disturbios y turbulencias políticas que afectará a nuestra forma de entender la representación política.


Pregunta.- Por momentos parece que predice usted una suerte de “primavera europea”


Respuesta.- Más bien será un largo invierno...


Profecías apocalípticas al margen, la propuesta de este joven filósofo no se queda en el mero vaticinio, quizá lo más interesante del libro es el diagnóstico de lo que ha bautizado como “síndrome de fatiga democrática”, afectación de sintomatología diversa como la preocupante disminución de votantes —la abstención se está convirtiendo en la tendencia política más importante de Occidente—, un incremento de la fluctuación política —no sólo votan menos, sino que son más volubles— o el descenso en el número de afiliados de los partidos políticos. Con todo, y aquí radica quizá una de las paradojas del libro, el anhelo democrático es cada día más fuerte. “Nunca hubo tanta hambre de democracia como hasta ahora, el problema es que la gente, en especial los más jóvenes, han dejado de creer en ella”.


Y ahí es cuando surge lo que él llama el “fundamentalismo democrático”, o lo que es lo mismo, entender que las elecciones redimen al sistema de todos sus pecados. “El germen de las elecciones nunca fue democrático, las elecciones las crea una élite para sustituir a otra élite y asegurar que las masas no iban a crear el caos, para ellos democracia era igual a caos. No en vano, la palabra élite y elecciones tienen la misma raíz semántica”. En otras palabras, la democracia no es más que una pantomima pergeñada a finales del XVIII que urge actualizar. “Empieza a ser peligroso pensar que no hay alternativa a las elecciones dentro de la democracia”, asegura Van Reybrouck.


Para ello, para actualizar el procedimiento y dotarlo de mayor legitimidad el filósofo echa mano de una solución que resulta un tanto provocativa cuando menos: introducir la elección por sorteo de asambleas deliberativas que designen a los responsables de la toma de decisiones. “Con las elecciones, pasamos simplemente de una aristocracia a una aristocracia elegida, de modo que tiene un origen elitista, el sorteo, en cambio, es el procedimiento de la democracia”.

Consciente de la singularidad de su propuesta, el filósofo se escuda en la historia de la democracia para avalar lo que en un principio pudiera parecer la típica extravagancia de académico con ínfulas de notoriedad. “Atenas, Florencia, Venecia... la elección por sorteo, aunque de modos completamente distintos, forma parte de la esencia de la democracia”, una naturaleza sobre la que reflexionaron pensadores de la talla de Montesquieu o Rousseau y de los que el autor se sirve para apoyar su tesis: “Ambos coinciden en la idea de que el sorteo es más democrático que las elecciones, entendieron el sorteo como lo que verdaderamente ponía en peligro a la élite”.

Publicado en Política
Viernes, 17 Febrero 2017 06:20

La vieja izquierda no recuperará hegemonía

De "terriblemente decepcionante" califica el intelectual italiano Antonio Negri la actuación de la izquierda en Brasil, luego de una visita en la que entrevistó a dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT), ex altos cargos de los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff, y miembros de movimientos sociales. Negri nunca ocultó sus simpatías por los gobiernos progresistas latinoamericanos con los que mantuvo buenas relaciones. Por eso es significativo que uno de los más destacados pensadores actuales tome distancias de las izquierdas de la región.

Sus opiniones fueron vertidas en un largo artículo difundido a comienzos de febrero bajo el título Impresiones de una visita a Brasil (goo.gl/qR63Qn ). Ordena su análisis en torno a siete preguntas, de las cuales abordaremos apenas las más relevantes.

La primera consistió en saber por qué el PT reprimió las manifestaciones de junio de 2013. Le sorprende que todos los consultados dijeran que "esos movimientos amenazaban desde el inicio la mantención de nuestras gobernabilidad". Recordemos que se trataba de luchas contra el aumento del precio del transporte y contra la represión policial. No toma en cuenta las respuestas que dijeron que se trataba de movimientos inspirados por la CIA, porque considera que no tiene sentido.

Negri asegura que ya en esos momentos "el PT tenía una relación mala con las poblaciones metropolitanas" que desde 2013 pedían al gobierno de Dilma que abandonara su inflexión neoliberal.

La segunda pregunta que formuló es por qué siguen muriendo tantos jóvenes negros. No obtuvo respuestas, lo que le permite destacar que la falta de voluntad del PT para comprender y asimilar esta problemática generó "un vacío de relaciones" con la población de las favelas, que "facilitó la entrada de la derecha religiosa (y no religiosa) en medio del proletariado negro". Cree que este es uno de los nudos de la crisis del PT, ya que perdió contacto con un sector clave del proletariado, ya que "revela la crisis más pesada para la izquierda, allí donde era hegemónica".

Cuando preguntó por qué el PT no fue capaz de responder a la ofensiva de la derecha desde 2013, concluyó que las relaciones que mantiene con los sindicatos y los campesinos sin tierra "se habían tornado irrelevantes, o tal vez subsistieran sólo para fines de propaganda". Negri sostiene que eso permitió a la nueva derecha conquistar la hegemonía en las calles por primera vez en muchos años.

Luego hace algunas afirmaciones notables. El PT no encaró una reforma constitucional que garantizase la gobernabilidad sin necesidad de corrupción. "La idea de gobernar por medio de la corrupción, o sea, retomando el hábito de la derecha, no parece haber perturbado el proyecto del PT desde el principio", escribe el coautor de Imperio. En la misma dirección va su denuncia de que los gobiernos del PT establecieron “un acuerdo tácito de fair play con los conglomerados mediáticos; ningún ataque a ellos por parte del gobierno y recíproca lealtad por parte de los medios”, por lo menos en la década que funcionó la gobernabilidad, o sea entre 2003 y 2013.

En sus conclusiones, Negri sostiene que los cuadros del PT "interpretan todo en términos de equilibro gubernamental y parlamentario", lo que explica que no fueran capaces de ponerse al frente de las movilizaciones de junio de 2013 y optaran por la represión. Cuando los criticó por no haber apostado por "contrapoderes de los pobres" para enfrentar a la derecha, obtuvo una respuesta que considera "patética" para alguien que se considera de izquierda: "Nosotros defendemos el estado de derecho".

Cree que el PT no volverá a ser una fuerza hegemónica y que la izquierda brasileña no podrá reconstruirse en pocos años. La cuestión pasa ahora por las luchas en los colegios secundarios y las luchas dirigidas por las mujeres, dice Negri. Pero el punto central, una vez más, es la cuestión negra, o sea del sector más pobre y rebelde de la clase obrera. "El PT se convirtió en una fuerza blanca, pálida con relación a la cuestión racial y débil al confrontar las políticas neoliberales".

Hasta ahí, de forma muy apretada, algunas conclusiones de Negri. Creo que son acertadas, sobre todo el énfasis en explicar la crisis por la represión a las manifestaciones, el alejamiento de los movimientos y la incapacidad de comprender la opresión racial. El no colocar a la izquierda como víctima de los medios y del imperio es un paso adelante en relación con los mediocres análisis al uso.

Habría que explicar, no obstante, por qué los gobiernos del PT optaron por dar prioridad a la gobernabilidad por delante de las luchas sociales y de clases. Este punto es importante, porque no es la primera vez que sucede. Estamos ante un tipo de actitudes que van mucho más allá de las opciones tomadas por los dirigentes del PT.

La primera cuestión se relaciona con los caminos elegidos. Optar por el Estado lleva directamente a defender el "estado de derecho", la "razón de Estado", lo que implica posicionarse contra los movimientos y los pueblos. La vieja izquierda todavía cree que el Estado es una herramienta neutra, algo que ya suena agotado luego de un siglo de revoluciones fallidas.

La segunda es más compleja. El Estado ha sido, y siegue siendo, el criadero de la clase dominante. Desde que llegó al gobierno, el PT estrechó alianzas con los grandes empresarios y con el sector financiero, fue el gran defensor del agronegocio y bajo sus gobiernos la banca obtuvo las mayores ganancias de su historia. La corrupción que ahora se destapa, interesadamente por parte de las derechas, no es una anomalía, sino intrínseca al sistema. Es imposible gobernar una gran nación capitalista sin corromperse.

Por lo tanto, trabajar por cambios de fondo implica recorrer otros caminos, en particular, abandonar el objetivo de gobernar a otros y ponerse a la tarea de impulsar la organización de los pueblos, primer paso para el autogobierno. Lo demás es seguir buscando mesías y salvadores.

Publicado en Sociedad

Desde hace varios años la Corte Constitucional, en reiteradas sentencias y fallos, ha señalado la condición de ilegalidad laboral en que se encuentran más de un millón de trabajadores que prestan sus servicios al Estado por medio de contratistas, contratos administrativos de prestación de servicios y otras figuras de intermediación ilegal.

Las sentencias 614 del 2009 y 171 del 2012 de la Corte Constitucional, conminaron al Estado para que los trabajadores que desarrollan actividades misionales y permanentes sean vinculados de manera directa, e instaron a órganos de control como la Procuraduría para adelantar las acciones necesarias para que ello se garantice.


A finales del año pasado un fallo de la Corte Constitucional, ante una demanda de 106 madres comunitarias, ordenó al Estado y al ICBF pagar los salarios y demás prestaciones que se les adeudaban por sus servicios en el programa Hogares Comunitarios durante 10 años.


Para contribuir a la solución de esta problemática, el Congreso de la Republica tramitó una ley que reconoce como trabajadoras a las 60 mil madres comunitarias que trabajan en el programa Hogares Comunitarios y atienden a unos 800 mil menores de edad. El costo fiscal de esta ley que resuelve esta condición de ilegalidad es unos $769 mil millones.


Argumentando impacto fiscal, el Presidente Santos ha objetado esta Ley, que obliga a vincular a las madres comunitarias del ICBF como trabajadoras directas del Estado. Lo que deja claro que la estrategia de competitividad basada en el dumping social de mano de obra barata en el sector público y privado, es una política de Estado de profundo raigambre neoliberal.


Las leyes y reformas de ajuste fiscal aprobadas en desarrollo de la agenda neoliberal de los últimos 25 años, apuntan a drásticos recortes en funcionamiento, y de manera particular en gastos de personal para garantizar los compromisos del sector público con el capital financiero especulativo.


Estas reformas obligaron a un brutal recorte de personal, tanto en las entidades territoriales como en las entidades públicas nacionales y en el gobierno central. No obstante, las necesidades mínimas de personal para atender la política social y de funcionamiento del Estado no desaparecieron, por lo que se debió recurrir a la contratación de nuevo personal, ya no de manera directa reflejado en los gastos de funcionamiento del Estado, sino de manera indirecta y en condiciones de alta precariedad, pero ya clasificados de manera imprecisa en el componente social del gasto público.


Esto ha garantizado que la cuarta parte del presupuesto de gasto público se destine hoy a atender el servicio de la deuda, unos $50 billones, dado que la deuda pública es negocio de la banca privada según la lógica neoliberal.


Pero no solamente la lógica especulativa del capital financiero devora una parte importante del presupuesto público, sino el desbordado crecimiento de la corrupción, que según cálculos de la procuraduría podría bordear los $40 billones. Agro Ingreso Seguro, Odebrecht, Reficar, los Nule, los fraudes de las EPS en el sistema de salud, son algunos casos recientes que nos muestran que la corrupción público-privada es otra de las plagas que carcome los cimientos de las finanzas de la Nación.


Pero las finanzas públicas tienen otra cara de la moneda donde también se presenta un gran deterioro del erario público: la evasión en el impuesto de renta y en el IVA bordea los $30 billones, según cálculos de la DIAN. Y a estas trampas que la empresa privada y las multinacionales le hacen al Estado, hay que sumarles las gabelas y beneficios que el sistema tributario les regala a los empresarios con las zonas francas, y otras exenciones descuentos y deducciones que podrían superar los $40 billones anuales.


Frente a este panorama de evasión, gabelas tributarias, corrupción y subordinación del presupuesto público a lógicas especulativas, el impacto fiscal que implica la vinculación de las Madres Comunitarias a la planta del ICBF de manera directa apenas representa el 0,4% de lo que deja de ingresar y malgasta el Estado por las causas señaladas.


Es muy mal mensaje que el Estado, que poco hace para resolver los problemas estructurales que debilitan la hacienda pública, pretenda ahora seguir alimentado estos agujeros negros con mayores impuestos a las capas medias y pobres de la sociedad, mientras por otra parte da continuidad a una política de ilegalidad laboral y maltrato a trabajadoras de sectores vulnerables que prestan un servicio sensible para el desarrollo económico y social del país.


En últimas, lo que quieren las Madres Comunitarias es que sea el ICBF quien las contrate directamente, y no unas intermediarias que se quedan con parte de la plata que les transfiere el Instituto por administración, y en no pocas oportunidades incluso con los salarios y los recursos destinados para la seguridad social. El argumento fiscal es bastante pobre por su bajo impacto, y además porque los recursos ya están presupuestados para la parte salarial, prestacional y de seguridad social.


¿Será posible que bajo este enfoque neoliberal y mezquino se puede construir una política pública de trabajo decente en el sector público, privado y rural como soporte de una paz estable y duradera?

Carlos Julio Díaz L.
Director General ENS

Fecha: 30 enero, 2017 Categoría: Mundo laboral, Opinión

Publicado en Colombia
Miércoles, 18 Enero 2017 07:00

El boom anticorrupción

El pasado 22 de diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos señaló que 12 países recibieron millonarios sobornos por parte de la constructora brasileña Odebrecht, a cambio de importantes contratos de infraestructura. En la “lista de la vergüenza” aparece Colombia, pues, según el informe, entre 2009 y 2014 fueron entregados 11 millones de dólares en coimas a altos funcionarios de los gobiernos de turno. Este es el más reciente de los tantos casos de corrupción que han difundido los organismos de control del Estado, en este caso como respuesta a una demanda que parte desde los Estados Unidos. ¿Qué tiene de particular?

 

Corrupción. La sola palabra provoca repulsión en las personas, o por lo menos de dientes para afuera. Según el Índice Global de Competitividad de los países elaborado por el Foro Económico Mundial en 2016, Colombia ocupa el puesto 125 en un ranking de 138 países, en donde el número 1 es el menos corrupto. Sí, este cáncer que corroe la riqueza de los Estados y amenaza su distribución equitativa de la renta, es un mal con el que colombianos y colombianas aprendimos a convivir, o mejor dicho, a morir lentamente.

El escándalo del día. Año tras años, y cada vez con mayor frecuencia, se revelan casos de corrupción, y cada vez más las sumas de dinero involucradas alcanzan valores inimaginables. En esta ocasión, la denuncia principal recae sobre una empresa multinacional;otrora fue un contratista de obras, caso los Nule, que robaron cerca de 2 billones de pesos a la nación, en alianza con el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno, su hermano senador y un conjunto de funcionarios de diverso orden e importancia.

También hemos presenciado sofisticados desfalcos a los recursos del Estado destinados a la salud de las y los colombianos. Así fue como Saludcoop, encabezada por Carlos Palacino, apropió de manera ilícita 1.4 billones de pesos depositados en el Fosyga mediante recobros injustificados, ganando el silencio del Procurador Turbay Jr. y al Fiscal Montealegre[1] (ver:La corrupción, un asunto Fiscal)[2] para lograr su cometido.

En otro momento el escándalo fue por Reficar, “el gigantesco desfalco a la Nación por parte de contratantes y contratistas que llevaron a cabo las obras de ampliación de la Refinería de Cartagena. Sobrecostos del 101 por ciento equivalentes a USD $ 4.000 millones” (Le puede interesar: El engañoso enchape en oropel de Reficar) [3]. A principios de los 90 el robo a Puertos de Colombia que ascendió a más de 55 mil millones de pesos de la época.

Corrupción en todas las expresiones. En 2014 fueron sancionadas varias empresas que concertaron el alza de los precios de los pañales desechables para bebé y la repartición del mercado, violando así las normas de libre competencia, este caso fue conocido como el cartel de los pañales. También fue detectado el de los cuadernos, del azúcar, negocios donde están involucrados algunos de los principales cacaos del país.

Uno de los más recientes y qué poco duró como tema de conversación en la opinión pública, quizá porque reconocidos periodistas, personajes de la farándula y respetados empresarios resultaron envueltos, es el escándalo de los ”cuadernos de Panamá”. Se trató de una monumental base de datos que contiene información relacionada con un sinfín de personas en el mundo, dueñas de enormes fortunas que tenían el propósito de evadir impuestos. En esos documentos aparecieron los nombres de 1.245 colombianos.

La corrupción, es pues, la pandemia que ataca los recursos de todos, transformándolos en particualres; dineros para adquirir casas, fincas, carros y vida de lujo, además de fuente financiera para alimentar campañas políticas de alcaldes, gobernadores, congresistas y presidentes, así como otros altos funcionarios de la administración pública. Dinero para controlar el Estado, para dominar y acallar, para oprimir.

 

El caso Odebrecht

 

El 17 de septiembre de 2009 el expresidente Álvaro Uribe se reunió con Marcelo Odebrecht. presidente de la organización brasilera Odebrecht (hoy condenado a 10 años de prisión por corrupción y lavado de activos), quien participaba en la licitación para la construcción del segundo sector de la Ruta del sol (Ver recuadro). Para entonces, el Gobierno ya había rechazado otras propuestas –entre las cuales figuraban el grupo Nule– y había otorgado el contrato a la multinacional brasilera.

En la reunión estuvieron presentes Andrés Felipe Arias, Miguel Peñaloza, exministro de transporte, Álvaro José Soto, gerente del entonces Instituto Nacional de Concesiones –Inco– y el exviceministro de transporte Gabriel García Morales. Este último recibió 6.5 millones de dólares por parte de Odebrecht ese mismo año, para quedarse con el proyecto del que obtuvo ganancias por 50 millones de dólares.

Siete años después de esta cita, y por la denuncia interpuesta por la justicia de los Estados Unidos (¿cuál será su interés final en este caso?), el exviceministro García cae en desgracia. Acusado y apresado aceptó los cargos imputados de interés indebido en la celebración de contratos, cohecho y enriquecimiento ilícito, y fue enviado a la cárcel de La Picota, en Bogotá. Toda la presión política recae ahora sobre él, de quien se espera denuncie entre quienes distribuyó el dinero recibido. El 14 de enero el exsenador Otto Bula también cayó en desgracia.

De acuerdo con la Fiscalía, Bula consiguió una adición al mismo contrato correspondiente al sector 2 de la Ruta del Sol, a cambio de una coima recibida en el 2013 que pudo llegar hasta los 4.6 millones de dólares. Como “recompensa” Odebrecht consiguió el contrato de la vía Ocaña-Gamarra [4]. Ante los señalamientos, Bula se declaró inocente.

A pesar de que el Inco fuera liquidado en 2010 por el gobierno Santos para crear la ANI, los esfuerzos para acabar los casos de corrupción no han sido suficientes porque, según el fiscal Néstor Humberto Martínez, Odebrecht dio al menos 4,2 millones de dólares en sobornos a los funcionarios de este nuevo ente.

Otros implicados. Los congresistas Alejandro Chacón, Alfredo Cuello Baute y el senador Bernardo ‘Ñoño’ Elías, fueron mencionados por Eleuberto Martorelli, presidente de Odebrecht Colombia, quienes se habrían reunido con el excongresista Otto Bula. No obstante se desconoce si recibieron algún dinero por parte de la firma brasileña.

 

La piedra en el zapato

 

Secreto mal guardado, secreto a voces:recurrir a sobornosen la rama Ejecutiva es pan de cada día, a cambio de favores que implican cuantiosas sumas de dinero. Las cifras que allí se mueven no son pequeñas pues las exigencias de ahora no se reducen al 10 por ciento, hoy los funcionarios de la administración pública demandan tajadas que incluso ascienden al 15 y al 20 por ciento, y más.

Tal y como decía el señor Contralor Edgardo Maya, el pasado 16 de enero en el programa Pregunta Yamid: “La corrupción es un tema estructural en Colombia, está en todas nuestras instituciones, a lo largo y ancho del país. En todo el universo del Estado está la corrupción. Hay un factor muy grave que está incidiendo, que es la elección de alcaldes y gobernadores; hay ingentes sumas de dinero que se invierten en esas campañas”.

Afirma Maya que una campaña electoral cuesta entre 20 y 30 mil millones de pesos, dineros que son recuperados por medio de desfalcos a los programas departamentales y/o municipales de educación, salud, alimentación infantil o de infraestructura, o que provienen de patrocinadores del sector privado que invierten en las campañas a cambio de jugosos contratos.

Con Edgardo Maya también estaba el Fiscal y el nuevo Procurador, Fernando Carrillo; este último se refirió al uso perverso de los órganos de control, pues, según él, en el pasado la Procuraduría sirvió como herramienta para la persecución política de funcionarios públicos que representaban un contendiente político para la persona que estuvo al mando de esta institución. Enfatizó en la importancia que tiene mantener imparcial y ajena a la política, la función de las instituciones encargadas del control administrativo, quimera que todo político sabe que no es posible de concretar pues el Estado siempre responde a unos intereses, para el caso de nuestro país, la oligarquía representada en los partidos Liberal, Conservador, Cambio Democrático, La U, y similares.

Llama la atención la manera en la que los tres funcionarios se refirieron a la corrupción, como si este fuera un problema nuevo o reciente. Evidentemente la terminación del conflicto con las Farc deja al descubierto el verdadero problema que mantiene a Colombia en el atraso y en la pobreza. Terminada esta parte de la guerra, reducir los índices de corrupción es el siguiente requisito el presidente Santos para formar parte de la Ocde. Y como perspectiva a tres bandas, golpear a sus contradictores políticos, sacándoles el aire en el camino hacia las elecciones del 2018.

 

[1] Tomado de: Bienvenidos a la paz, por Alfredo De León Monsalvo. En https://www.desdeabajo.info/colombia/29876-bienvenidos-a-la-paz.html

[2]https://www.desdeabajo.info/colombia/28455-la-corrupcion-un-asunto-fiscal.html

[3]https://www.desdeabajo.info/colombia/28273-el-enganoso-enchape-en-oropel-de-reficar.html

[4]http://www.semana.com/nacion/multimedia/captura-de-otto-bula-por-escandalo-de-odebrecht/512305

 

 


Recuadro

La ruta del sol es un proyecto de infraestructura vial que conectará al centro del país con la costa atlántica. El costo estimado de la obra asciende a los 4 mil billones de pesos. Divida en tres sectores para su construcción, la Ruta está distribuida así:

Sector 1: Villeta – Guaduero – Korán. Longitud: 78.3 km. Forma parte de la ruta nacional 57

Sector 2: Korán – San Roque. Longitud: 510 km. Forma parte de la ruta nacional 45 o Troncal del Magdalena.

Sector 3: San Roque – Y de Ciénaga: 223 km. Forma parte de la ruta nacional 45 o Troncal del Magdalena.

El sector dos fue encargado a la Concesionaria Ruta del Sol S.A.S. compuesta por las empresas Constructora Norberto Odebrecht S.A. (Brasil), Odebrecht Participações e Investimentos S.A., Estudios y proyectos del Sol S.A.S. (Colombia) y CSS Constructores S.A. (Colombia). El consorcio suscribió el Contrato de Concesión 001 de 2010 con el INCO el 14 de enero de 2010.

La inversión de este corredor asciende a 1,980 millones de dólares aproximadamente. La obra comenzó el 16 de mayo de 2011 desde el sitio conocido como El Korán en el municipio de Puerto Salgar en Cundinamarca hasta el corregimiento de San Roque perteneciente al municipio de Curumaní en Cesar y debía ser entregada en 2016.

 

Publicado en Colombia

La directora del FMI, Christine Lagarde, ha sido hallada culpable de “negligencia” cuando era ministra de economía del gobierno francés con Sarkozy como Presidente. El dictamen es del Tribunal de Justicia de la República de Francia, corte especial para juzgar delitos de políticos y ex-políticos. Sorprendentemente ese tribunal ha dispensado a Lagarde de cumplir pena alguna. A pesar de que el delito reconocido supone cumplir hasta un año de prisión y 15.000 euros de multa. El delito reconocido de negligencia (en realidad es prevaricación) se perpetró en la demanda del empresario Bernard Tapie (amigo de Sarkozy) al Estado francés por la confiscación gubernamental y venta de la marca Adidas. Lagarde aceptó la multimillonaria indemnización de 400 millones de euros a Tapie que dictaminó una comisión de arbitraje y no apeló. Aunque, como consta en el veredicto, los asesores de Lagarde le aconsejaron recurrir. Si lo hubiera hecho, la indemnización probablemente hubiera sido menor.


¿Qué razones adujo ese Tribunal especial para no imponer condena alguna a Lagarde? La “personalidad” y la “reputación internacional” de la juzgada. ¡Increíble! Para completar el despropósito, el FMI comunicó públicamente que renueva totalmente su confianza en Lagarde, a pesar de su condena (sin castigo) en Francia. Algo huele a podrido.


¿Qué sucedería si algunos famosísimos futbolistas (que han defraudado a Hacienda) recurren las sentencias o multas argumentando que también tienen “reputación internacional”? En serio, esa sentencia deja con el culo al aire no ya un doble rasero de la justicia sino la profunda corrupción de la democracia representativa. ¿Alguien duda de que la ley no sea igual para todos? No descubro América, pero es higiénico ser conscientes de esa innegable verdad, así como del lodazal en el que las minorías de poder, las élites, la clase dominante que diría Marx, han convertido el sistema democrático representativo que, desde hace décadas, ya es una plutocracia. El gobierno de los ricos. Trump ha sido elegido tras gastar una fortuna en la campaña electoral. Como tantos presidentes antes que él. Lagarde, Trump, los presidentes de Estados Unidos y muchos jerarcas de otros países tienen en común que todos tienen muchísimo dinero.


Continuando con el caso Lagarde y la postura del FMI, como en economía y política no hay casualidades, conviene recordar que la ONU, en una de sus conferencias para la prevención del crimen, celebrada en El Cairo, denunció que “la penetración de las mafias en la economía ha sido facilitada por los programas de ajuste estructural (léase recortes sociales y rebajas salariales) que los países endeudados se han visto obligados a aceptar para poder recibir préstamos del Fondo Monetario Internacional”. A la postre, la economía mafiosa criminal está íntimamente ligada a la legal a través de la enorme industria del blanqueo de dinero sucio y negro. Según la ONU, la abundante actividad financiera especulativa del crimen organizado ha contribuido innegablemente a la aparición de crisis financieras y económicas en las últimas décadas.


El mecanismo es conocido. FMI, y Banco Mundial, entre otras entidades internacionales, imponen una austeridad implacable a los países en crisis. Las medidas provocan el cierre de empresas, recortes masivos de plantillas y desempleo en aumento. Y crece la economía sumergida, campo abonado para la economía criminal, cuyos beneficios vuelve a blanquear especulando en bolsas, mercados de capitales y banca en la sombra. Hasta la próxima crisis.


El emperramiento capitalista neoliberal se explica por talantes como los retratados por John Huston en el filme Cayo Largo. En un hotel de Florida coinciden un oficial, que regresa de Europa tras la guerra mundial, y Johnny Rocco, gánster deportado que ha vuelto a Estados Unidos clandestinamente. El soldado pregunta de modo retórico, “¿qué quiere Rocco?” Y él mismo se responde: “Quiere más”. Rocco lo confirma: “Eso es, quiero más”. El oficial pregunta de nuevo: “¿Tendrá Rocco bastante alguna vez?” Y es Rocco quien contesta: “Nunca tengo bastante. Nunca”.
Así es el capitalismo. Nunca tiene bastante. Y se pasan por el forro lo que haga falta en aras de sus ganancias, incluida la justicia. Hay que revertir la situación. Y que los y las Lagarde de este tiempo rindan cuentas y reparen.

¡Por razones!

Por Xavier Caño Tamayo – ATTAC Madrid
ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Publicado en Política
Sábado, 31 Diciembre 2016 07:56

Tormentas de verano en EE.UU.

Trump acusó a su predecesor de poner “obstáculos en el camino” del pase de mando, apuntando contra movidas de política exterior que parecen ideadas para marcarle la cancha a partir del 20 de enero, cuando asuma el cargo.


Hay chispas en Washington y no provienen de los fuegos artificiales: la transición entre Barack Obama y Donald Trump, que había comenzado tranquila, se tensionó en los últimos días luego de que el presidente electo criticara públicamente algunas de las decisiones que está tomando el actual mandatario en sus últimas semanas de gobierno. A través de twitter, como siempre, Trump acusó a su predecesor de poner “obstáculos en el camino” del pase de mando, apuntando contra movidas de política exterior que parecen ideadas para marcarle la cancha a partir del 20 de enero, cuando asuma el cargo.


Desde el gobierno saliente, acusan al republicano de haber interferido en las tareas de la actual administración, excediéndose del rol que se espera de un presidente electo antes de comenzar su mandato. Todo, en el marco de una escalada en las relaciones bilaterales con Rusia, a quien las autoridades demócratas acusan de haber interferido en la elección para beneficiar al magnate.


La relación entre Trump y Obama había comenzado bien luego de la elección, cuando ambos compartieron una extensa reunión y una breve conferencia de prensa en la Casa Blanca. Allí ambos se manifestaron gratamente sorprendidos por el otro (era la primera vez que se conocían personalmente) y dijeron que trabajarían en conjunto para garantizar una transición armoniosa.


Durante varias semanas, así funcionó todo. La administración federal se mantuvo al margen de las denuncias por irregularidades en el sistema de voto electrónico que hacían algunos sectores del Partido Demócrata, exigiendo recuentos en algunos de los estados que resultaron clave para el triunfo republicano. Los dos mandatarios, el electo y el saliente, mantuvieron una relación telefónica fluida en todo este tiempo.


Una fuente de discordia fue la decisión de Obama de cambiar el histórico veto de Estados Unidos a una resolución de Naciones Unidas crítica de los asentamientos israelíes en Cisjordania. Trump acusó a su predecesor de haberlo hecho para marcarle la cancha y dificultar su tarea una vez que asuma y asumió públicamente el compromiso de revertir esa posición a partir del 20 enero. Una serie de posteos al respecto también echaron dudas sobre el compromiso del próximo gobierno con los organismos internacionales y las instancias de multilateralismo para resolver conflictos de política exterior.


Pero lo que hizo estallar la relación fue el informe de las agencias de inteligencia norteamericanas confirmando la intervención de hackers rusos en la campaña para perjudicar a la rival de Trump, Hillary Clinton: mientras el presidente acusaba públicamente a Vladimir Putin de estar atrás del ataque al sistema político estadounidense, el presidente electo desestimaba el valor y la veracidad de esa información y acusaba al gobierno de utilizarla para desacreditar su legitimidad, minada por la desventaja nacional de más de tres millones de sufragios que arrojó el recuento definitivo del voto popular. Desde la Casa Blanca anunciaron y aplicaron medidas retaliatorias contra Moscú: en un acto inédito desde el final de la Guerra Fría, Obama decidió echar del país a 35 diplomáticos rusos acusados de espionaje.


Trump reaccionó: “Trato de no darle importancia a las muchas declaraciones agresivas del presidente O y sus bloqueos en el camino. Pensé que ésta sería una transición suave... ¡NO!”. El intercambio escaló incluso a nivel personal: el mandatario, en una entrevista, aseguró que él, a diferencia de Clinton, hubiera ganado las elecciones contra Trump. La respuesta del republicano: “Obama dice que piensa que me hubiera ganado. El puede decir eso, yo digo que DE NINGUNA MANERA. Perdemos empleos, ISIS, Obamacare, etc... El presidente Obama hizo campaña fuerte (y en persona) en los más importantes swing states y perdió. Los votantes querían HACER AMERICA GRANDE DE NUEVO”. Por Twitter, claro.


Pero en el peor momento de la escalada, el clima navideño imperante y la razón mediaron para bajar los ánimos. Los dos dirigentes volvieron a hablar por teléfono el miércoles; tuvieron lo que Trump llamó una “muy muy buena charla” que “cubrió un montón de terreno” respecto a los temas en la agenda. “Nuestros equipos se llevan muy bien y nosotros nos llevamos muy bien, excepto un par de cosas que dijo y yo le contesté. Pero hablamos de eso, nos reímos de eso y nadie va a saber jamás lo que dijimos porque nunca vamos a hablar mal del otro”, agregó el presidente electo.


La Casa Blanca complementó: “La llamada de hoy, como todas las anteriores, fue positiva y estuvo enfocada en garantizar una transición exitosa”. A través de un comunicado, el vocero del presidente agregó que “hay un compromiso mutuo de mantenerse en contacto durante las próximas semanas y mantener a los equipos trabajando juntos hacia un cambio de manos exitoso el 20 de enero”. Al parecer, el año nuevo, en Washington, comenzará en paz. De no mediar ninguna sorpresa, lo cual, estando Trump de por medio, ya es mucho suponer.

Publicado en Internacional
Miércoles, 28 Diciembre 2016 08:16

California: corazón de la resistencia contra Trump

La batalla por el alma de California ya empezó entre el multiculturalismo, enarbolado por el Partido Demócrata, y el trumpismo, supremacismo populista de los WASP(white anglo-saxon protestant): blancos-protestantes-anglosajones.


Sobre el Calexit –salida de California de Estados Unidos (EU), al estilo Brexit de la Unión Europea, cuyo referendo sobre su independencia está programado para la primavera de 2019, cuando Trump, si no le sucede algún accidente en el camino, estaría a la mitad de su primer mandato– abordé que ya abrió su embajada en Moscú y que comportaría tres relevantes factores centrífugos que tendría que compartir con el trumpismo, a lo cual también habría que agregar el reparto del agua: 1) la base naval nuclear de San Diego; 2) el centro cibernético de Silicon Valley, y 3) Hollywood: centro de la tóxica propaganda orwelliana controlado por el sionismo (https://goo.gl/W2uvsk).


Llama la atención que entre los representantes del Calexit en su sede de Moscú no se encuentre ningún latino.


El New York Times (NYT), que se volcó sin recato por Hillary y se caracteriza por ser uno de los principales opositores de los alicaídos multimedia contra Trump, ahora opera una sección especial California Today (https://goo.gl/l42dGS).


Pregunta tonta: what for?


Rafael Bernal, de The Hill, que condensa las noticias legislativas y es muy proclive a Hillary, afirma que California se ha convertido en el corazón de la resistencia contra Trump, con una agenda progresista.


Bernal, de notorio origen latino, arguye que el estado dorado, donde Hillary venció a Trump por más de 4 millones de votos, es el centro del poder político de la izquierda (sic) y es el “hogar de Silicon Valley y Hollywood, dos industrias que se inclinan a la izquierda (https://goo.gl/BSPqlr)”.
Más allá de que cuente en su seno con poderosos líderes políticos del Partido Demócrata –el gobernador Jerry Brown y Nancy Pelosi, la primera y única mujer líder de la Cámara– y con 40 por ciento de su población de origen latino, Bernal considera que California será el centro de batalla de la agenda de inmigración de Trump.


Los altos funcionarios del estado, como Álex Padilla, de notorio origen latino, aseveran que se opondrán a las políticas federales (sic) de Trump, que dañarían a California, así como al nominado para el Departamento de Justicia, el senador Jeff Sessions, de Alabama, quien ostenta una línea dura antimigratoria.


El flamante primer procurador general estatal de origen latino, Xavier Becerra, estará a cargo de la defensa de los migrantes mediante las reglas de juego legislativas y jurídicas.


El combativo procurador Becerra, quien aboga por el valor verdadero de la diversidad y la amnistía en favor de los indocumentados, ya retó a Trump para ver si pueden pasar las leyes federales por encima de la totalidad mayoritaria del estado dorado.


La clase política de California está bien blindada y dispuesta a entablar una feroz resistencia al avasallante trumpismo.


A juicio de Bernal, con California como bastión progresista, el choque potencial entre el mayor estado del país y el gobierno federal podría sumir a las dos mayores burocracias del país una contra otra en los dos extremos opuestos del espectro político en casi todos los temas.


Los alcaldes de California se han comprometido a resistir la feroz política de deportación de los indocumentados, como el relevante alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, quien desea conservar como santuario a la importante ciudad.


La batalla de los santuarios no será menor y el representante texano del Partido Republicano, John Culberson, amenazó con accionar el interruptor de los fondos federales, a cargo del Departamento de Justicia, en las nueve principales jurisdicciones de santuarios a partir del primer día del inicio de la presidencia de Trump (https://goo.gl/Q0ijen).


Los funcionarios de Los Ángeles, casi 4 millones de habitantes, acaban de colocar 10 millones de dólares para financiar los costos legales de los residentes que enfrentan la deportación.


Los nueve santuarios en litigio son: California, Conecticut, Orleans Parish (Luisiana), la ciudad de Nueva York, Filadelfia, Cook County (Illinois), Miami-Dade County (Florida), Milwaukee (Wisconsin) y Clark County (Nevada).


Joel Pollak, de Breitbart (portavoz de Trump), afirma que no existe base legal para las ciudades santuario, ya que, de acuerdo con una decisión de la Suprema Corte en 2012, la ley de inmigración es exclusiva jurisdicción federal, cuyo mismo principio podría ser aplicado por Trump contra la rebelde California (https://goo.gl/RdSSgq)”.


Adam Nagourney y Henry Fountaina, del NYT, comentan que el gabinete Trump se ha colmado con nominados que niegan la ciencia del calentamiento global, a grado tal que el mismo Trump ha señalado retirar a EU del Acuerdo sobre el Cambio Climático de París, lo cual colisiona con California,“un estado que durante 50 años ha sido el líder en la defensa ambiental (https://goo.gl/pHHnhG)”.


En desafío, el gobernador progresista Jerry Brown, al unísono de los líderes legislativos estatales, han anunciado que trabajarían directamente con otros países (¡supersic!) y estados (sic) para defender sus logros del combate al cambio climático y operan ya para reducir la emisión de carbón en California a 40 por ciento de los niveles de 1990 en los próximos 12 años.


Jerry Brown encabeza la iniciativa “bajo 2 grados (http://under2mou.org)”: coalición de gobiernos estatales/regionales/locales en 33 países (entre quienes se encuentra México) y más de 160 jurisdicciones.


Por México firmaron nueve de 31 estados y Ciudad de México: Baja California, Chiapas, Hidalgo, Jalisco, estado de México, Michoacán, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán (https://goo.gl/AyvRpp). ¿Qué valor soberano tiene tal iniciativa?


A juicio de los reporteros del NYT, la réplica de Trump puede ser feroz y reducir los fondos para la amplia comunidad de investigación del estado, que incluye a dos laboratorios nacionales, y hasta nulificar las regulaciones estatales sobre las emisiones al aire limpio y los parámetros de combustible de los automóviles, lo cual orillaría a relocalizar las empresas manufactureras en otros estados.


Joel Pollak cataloga de izquierdistas a los partidarios del Calexit y aduce que “nunca ha tenido éxito el esfuerzo de dividir a California o separarse de EU (https://goo.gl/sJrqlW)”. Cita a John Myers de Los Angeles Times: desde 1849, más de 200 esfuerzos (sic) para separar a California han fracasado.
A principios de 1940, la secesión del estado Jefferson (norte de California) estuvo cercano a la separación, pero el bombardeo de Pearl Harbor socavó su esfuerzo.


Tampoco el movimiento de las seis Californias pudo calificar para formar parte de las boletas en 2016.


A juicio de Pollak, Calexit significa más un movimiento de protesta, que una genuina separación: se parece a una segregación –al estilo de George Wallace, quien desafió la autoridad federal–, en el tema de la integración racial.


Suena absurdo que la mayoría de los votantes de California sufrague en favor de su propia deportación. La batalla entre la rebelde California y el supremacista Trump apenas empieza.


www.alfredojalife.com
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

Publicado en Internacional

El 'no' se impone con 20 puntos de ventaja. "Quería recortar escaños pero no lo he logrado. La silla que cae es la mía", señala el primer ministro italiano, que había condicionado su continuidad al resultado de una consulta que abre una nueva crisis en la UE.

Matteo Renzi ha dimitido tras perder de forma rotunda el referéndum en Italia. El 'No' ha ganado con casi 20 puntos de ventaja sobre el 'sí' ─59,7% frente a 40,3%─. El resultado lleva a la inestabilidad institucional a uno de los países fundadores de la Unión Europea (UE) en un momento en el que el proyecto europeo aún se tambalea por el Brexit y tiembla ante el empuje de formaciones de extrema derecha, declaradas antieuropeas, en diversos países.

Pasadas las 00.15 horas de la noche, cuando todavía no se conocían los resultados definitivos, el jefe del Ejecutivo comparecía ante los medios de comunicación para reconocer su derrota y confirmar que este lunes presentará su dimisión al presidente de la República, Sergio Mattarella. Renzi había vinculado su continuidad al resultado de la consulta. "La experiencia de mi Gobierno termina aquí", declaró de forma rotunda. "Asumo la responsabilidad de la derrota. Italia ha elegido. Ahora le toca a los que han ganado presentar propuestas", agregó durante su comparecencia de prensa en el Palazzo Chigi.

Renzi convocó el referéndum para poder sacar adelante una reforma constitucional con la que pretendía eliminar la función legislativa del Senado y conseguir así más poder para su Gobierno y agilizar la aprobación de leyes. Renzi podría seguir en el poder hasta la celebración de nuevas elecciones parlamentarias o dejar paso a un nuevo jefe de Gobierno, bien a un miembro del Partido Democrático o a un tecnócrata nombrado por Mattarella.

"Esta reforma es la que hemos sometido al voto, no hemos resultado convincentes, lo siento, pero nos vamos", dijo "con un nudo en la garganta" el todavía primer ministro, que acababa de cumplir mil días al frente del Ejecutivo. "Quería recortar escaños pero no lo he logrado. La silla que cae es la mía", señaló. "He perdido. Pero en la política italiana no pierde nunca nadie. No ganan, pero ninguno pierde. Yo he perdido y lo digo en voz alta", declaró en otra parte de su alocución.

En un sentido discurso, Renzi ─que estaba acompañado por su mujer Agnese─ dio las gracias a los que han trabajado por el 'Sí' al tiempo que felicitó a los ganadores del bloque por el 'No'. "Un abrazo afectuoso a los que me apoyaron. Lo hemos intentado, era una oportunidad clara pero no lo hemos conseguido. Hemos conseguido millones de votos que es algo increíble, pero no ha sido suficiente porque no estábamos aquí para participar sino para ganar. Sin embargo, asumo toda la responsabilidad. He perdido yo, no vosotros", expresó, antes de añadir: "No he sido capaz de llevaros a la victoria, creedme que he hecho todo lo creía que podía hacer".

Por otro lado, Renzi reconoció que la campaña previa al voto fue una "fiesta llena de polémicas", pero señaló como algo positivo que "muchos ciudadanos se hayan acercado a la Carta Manga, a las reglas del juego". Renzi admitió que sentía "rabia, desilusión, tristeza y amargura" pero señaló que estaba "orgulloso" de haber planteado el referéndum. "Viva la Italia que participa, que decide, que cree en la política", concluyó.
La renuncia de Renzi abre una nueva crisis en la Unión Europea. Bruselas, tras la victoria del Brexit en el referéndum del pasado mes de junio en Reino Unido, veía con especial preocupación la celebración de la consulta italiana. El fin del Gobierno de Renzi amenaza con crear un vacío de poder en el país y crear un foco de inestabilidad para el bloque comunitario en la que es la tercera economía de la zona euro.
Poco tiempo después del anuncio del primer ministro italiano, el líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Beppe Grillo, no tardó en reclamar elecciones anticipadas. Su formación, contraria a la reforma de Renzi, cuenta, según los estudios de intención de voto, con muchas papeletas para quedar en primera posición en las generales. "Se debe votar lo antes posible. Los partidos harán de todo para alargar y llegar a septiembre de 2017 para recibir 'la pensión de oro' (parlamentaria). No se lo permitiremos", dijo Grillo en su blog, en un artículo titulado "¡Viva!".

El líder de la xenófoba y ultraderechista Liga Norte, Matteo Salvini, también se unió a la petición de Grillo. "Esperamos respetuosamente la sentencia del Supremo, que esperamos que llegue pronto", declaró Salvani en referencia a la situación en la que se encuentra el país en materia de ley electoral aplicable. La actual fue aprobada por Renzi pero sólo concierne a la Cámara de los Diputados, ya que el Senado debía modificarse con la reforma sometida este domingo a referéndum.

Anteriormente, el resto de la oposición, abanderados del 'no', habían pedido en bloque la dimisión de Renzi nada más publicarse los sondeos a pie de urna, que vaticinaban el rechazo rotundo a la reforma constitucional. "Renzi debe dimitir. Su derrota es la derrota de los poderes fuertes, de los poderes especulativos, de los que han jugado sobre la piel de nuestro país", sentenció por su parte Renato Brunetta, diputado de Forza Italia y primer representante del partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi.
También la líder del partido Fratelli d'Italia, Giorgia Meloni, reclamó la renuncia de Renzi. "El de Renzi es un gobierno que no ha elegido nadie y tiene que dimitir. Este ha sido un mensaje clarísimo de los italianos que tienen el derecho de elegir su propio Gobierno", dijo. Mientras, el vicesecretario del Partido Democrático, Lorenzo Guerini, anunció que probablemente este martes se convocará a la dirección del partido para valorar el éxito de la votación y analizar las iniciativas políticas que deberían asumirse.

La participación en el referéndum ha superado el 68% de afluencia según datos del Ministerio del Interior basados en el recuento en unos 800 municipios de un total de 7.998. Por otro lado, de los 4.052.341 millones de italianos que residen en el extranjero y tienen derecho a voto, han participado en la consulta del referéndum 1.251.728 de electores. Esto supone una participación del 30,89% del total.

Publicado en Internacional
Domingo, 04 Diciembre 2016 05:44

Trump y el fascismo del siglo XXI

Contrario a lo que se piensa, Donald Trump es miembro de la clase capitalista transnacional (CCT), ya que tiene fuertes inversiones alrededor del mundo y una parte muy importante de su "populismo" y discurso antiglobalización respondió a la demagogia y la manipulación políticas en función de la elección presidencial.

Asimismo, esta clase capitalista transnacional y el mismo Trump dependen de la mano de obra migrante para sus acumulaciones de capital y no pretenden realmente deshacerse de una población en peonaje laboral, debido a su condición de migrante y no de ciudadano/residente "legal". Sus pretendidos planes de deportación, reducidos en número ya como presidente electo, y sus propuestas de criminalización de los migrantes en una escala mayor buscan, por un lado, convertir a la población migrante en chivo expiatorio de la crisis y canalizar el temor y la acción de la clase obrera ciudadana (mayoritariamente blanca) contra ese chivo expiatorio y no hacia las élites y el sistema. Por otro lado, los grupos dominantes han explorado cómo reemplazar el sistema actual de súper explotación de la mano de obra migrante (con base en la no documentación) con un sistema de mano de obra migrante visada, esto es, con visas laborales (guest worker programs, en inglés).

A la vez Trump busca intensificar las presiones para bajar los salarios en Estados Unidos, a fin de hacer "competitiva" la mano de obra estadunidense con la extranjera, o sea, con la mano de obra barata en otros países. La nivelación transnacional de los salarios hacia abajo es una tendencia general de la globalización capitalista que sigue en marcha con Trump, esta vez con un discurso de "volver competitiva" la economía estadunidense y "regresar los trabajos" a su país.

No hay que menospreciar la dimensión de extremo racismo de Trump, sino analizar esta dimensión más a fondo. El sistema estadunidense y los grupos dominantes se encuentran en una crisis de hegemonía y legitimidad, y el racismo y la búsqueda de chivos expiatorios son un elemento central para desafiar esta crisis. Al mismo tiempo, sectores significativos de la clase obrera blanca estadunidense vienen experimentando una desestabilización de sus condiciones laborales y de vida cada vez mayor, una movilidad hacia abajo, "precarización", inseguridad e incertidumbre muy grandes. Este sector tuvo históricamente ciertos privilegios gracias a vivir en el considerado primer mundo y por privilegios étnico-"raciales" respecto de negros, latinos, etcétera. Van perdiendo ese privilegio a pasos agigantados frente a la globalización capitalista. Ahora el racismo y el discurso racista desde arriba canalizan a ese sector hacia una conciencia racista y neofascista.

Igual de peligroso es el discurso abiertamente fascista y neofascista de Trump, que ha logrado "legitimar" y desatar los movimientos ultra-acistas y fascistas en la sociedad civil estadunidense. En esa dirección he venido escribiendo sobre el "fascismo del siglo XXI" como respuesta a la grave y cada vez mayor crisis del capitalismo global, y esto explica el giro hacia la derecha neofascista en Europa, tanto del Oeste como del Este; el resurgimiento de una derecha neofascista en América Latina; el giro hacia el neofascismo en Turquía, Israel, Filipinas, India y muchos otros lugares. Una diferencia clave entre el fascismo del siglo XX y el del siglo XXI es que ahora se trata de la fusión no del capital nacional con el poder político reaccionario, sino una fusión del capital transnacional con ese poder político reaccionario.

El trumpismo representa una intensificación del neoliberalismo en Estados Unidos, junto con un mayor papel del Estado para subsidiar la acumulación transnacional de capital frente al estancamiento. Por ejemplo, la propuesta de Trump de gastar un billón de dólares (trillón en inglés) en infraestructura, cuando la estudiamos bien, su objetivo en realidad es privatizar esa infraestructura pública y trasladar impuestos de los obreros al capital en forma de recortes de impuestos al capital y subsidios a la construcción de obras públicas privatizadas. Viene una época de cambios en Estados Unidos y en todo el mundo. Temo que estamos al borde del infierno. Seguramente habrá masivos estallidos sociales, pero también una escalada espeluznante de represión estatal y privada.

La crisis en espiral del capitalismo global ha llegado a una encrucijada. O bien hay una reforma radical del sistema (si no su derrocamiento) o habrá un giro brusco hacia el "fascismo del siglo XXI". El fracaso del reformismo de élite y la falta de voluntad de la élite transnacional para desafiar la depredación y rapacidad del capitalismo global han abierto el camino para una respuesta de extrema derecha a la crisis. El trumpismo es la variante estadunidense del ascenso de una derecha neofascista frente a la crisis en todo el mundo; el Brexit, el resurgimiento de la derecha europea; el retorno vengativo de la derecha en América Latina, Duterte en Filipinas, etcétera. En Estados Unidos la traición de la élite liberal es tan responsable del trumpismo como las fuerzas de extrema derecha que movilizaron a la población blanca en torno a un programa de chivo expiatorio racista, misógino y basado en la manipulación del miedo y la desestabilización económica. Críticamente, la clase política, que durante las últimas tres décadas ha prevalecido, está más que en bancarrota y ha pavimentado la llegada de la extrema derecha y eclipsado el lenguaje de las clases trabajadoras y populares y del anticapitalismo. Contribuye a descarrilar las revueltas en curso desde abajo, empuja a los trabajadores blancos a una "identidad" fundamentada en el nacionalismo blanco y coadyuva junto con la derecha neofascista a organizarlos en lo que Fletcher denomina "un frente unido blanco y misógino".

 

Por William I. Robinson, profesor de sociología de la Universidad de California en Santa Bárbara. Autor del libro América Latina y el capitalismo global, una perspectiva crítica de la globalización (México, Siglo XXI)

Publicado en Internacional
Martes, 29 Noviembre 2016 06:30

La bolsa o la vida

Existe una lógica, constante, en las formas de gobernar y en la administración de la cosa pública. Benjamín Franklin (1706-1790), político y científico, participe en la fundación de los Estados Unidos, escribió una carta, en 1789, al físico francés Jean-Baptiste Leroy (1720-1800) en la que decía: “In this world nothing can be said to be certain, except death and taxes” (En este mundo no se puede estar seguro de nada, salvo de la muerte y de los impuestos). La otra cara de la muerte, la vida, está signada por los tributos que todo ser humano paga al Estado, desde la cuna hasta la tumba.

 

Han transcurrido dos siglos y unos años más desde aquella misiva, y las cosas siguen tal cual. La reforma tributaria estructural 2016 (RTE 2016), la tercera de la administración Santos (2010-2018), insiste en buscar más recursos financieros para el Estado afectando principalmente a la clase trabajadora, en particular a los hogares de estrato socio-económicos medio-bajo.

 

Interés y decisión de clase. Las reformas tributarias pueden estar orientadas a reorganizar aspectos particulares de los tributos, o toda su estructura, que es el caso que nos ocupa, donde su carácter estructural lo explican dos cambios: i) la disminución de los impuestos de renta a las entidades jurídicas (empresas) y la ampliación de la base tributaria de las personas naturales, al disminuir el umbral de las personas que deben presentar declaración de renta (de $3.471.183/mes a $2.479.417/mes) y al incluir en la retención de la fuente a quienes devenguen más de dos salarios mínimos legales vigentes (es previsible un incremento de 7% en el Salario Mínimo Legal Vigente –Smlv– para 2017, en consecuencia éste quedaría en $737.716; por tanto, a partir de $1.475.432 se deberá tributar el 10% del salario); ii) la mayor importancia relativa que toman los impuestos indirectos, es decir, los pagados independiente de los ingresos del contribuyente, a pesar de la enorme desigualdad que esto causa: el impuesto al valor agregado –IVA– pretenden incrementarlo de 16 a 19 por ciento (este tributo es una carga fiscal sobre el consumo, es decir, financiado por todos los consumidores).

 

Inmenso impacto sobre un sector significativo de nuestra sociedad, pese a lo cual hay una buena noticia. La RTE 2016 no modifica el artículo 15 de la Ley 174 de 1994: “los servicios funerarios, los de cremación, inhumación y exhumación de cadáveres, el alquiler y mantenimiento de tumbas, incluyendo los mausoleos, están excluidos del IVA”. Sólo la muerte libera de la servidumbre impuesta por las cadenas tributarias.

 

Expoliación. En las sociedades capitalistas hay tres vías para bajar el salario real y, por tanto, extraer mayor excedente de la fuerza laboral (explotación del trabajo): i) pagar menores salarios respecto al aumento de la productividad laboral, ii) aumentar los tributos que paga la clase trabajadora por encima de los subsidios que recibe; iii) elevar el índice de precios de los bienes y servicios que consumen los trabajadores (inflación) en mayor proporción que los costos de producción (impuesto a los pobres, le dicen los economistas). Para acercarnos a cuál/es de estos mecanismos hecha mano el poder o clase dirigente en Colombia, desplegamos a continuación un ejercicio de estimación de la afectación que tendrá –en el 2017– la RTE 2016 sobre la clase trabajadora, en especial los hogares de nivel medio-bajo.

 

 

 

 

 


La pobreza de los hogares colombianos, ingresos y estructura de gasto

 

Desde 1997, el Dane implementó la Encuesta Nacional de Calidad de Vida (ECV)**. De acuerdo con los resultados de la realizada en el 2015, sólo 15,1 por ciento de los hogares colombianos tiene un ingreso que excede a los requerimientos de gastos básicos familiares; en el otro 84,9 por ciento de los hogares el ingreso que obtienen sólo les alcanza para cubrir los gastos mínimos (61,7% del total de hogares del país) o no alcanzan para adquirir la Canasta Básica Familiar –CBF– (23,2%) colocándolos en situación de infra consumo (Gráfico 1). Por tanto, elevar los impuestos al 85 por ciento de los hogares colombianos, vía renta y/o IVA, significa condenarlos a vivir bajo condiciones de pobreza o aumentar el índice de quienes padecen el flagelo de la indigencia.

 

De acuerdo con el Dane, la línea de pobreza es el costo por persona mensual mínimo necesario para adquirir una canasta de bienes (alimentarios y no alimentarios) que permiten un nivel de vida adecuado. Para 2017, el costo per cápita mínimo necesario a nivel nacional está estimado por el Gobierno en $255.561 mensuales. De acuerdo con lo anterior, si un hogar está compuesto por 4 personas (promedio nacional) será clasificado como pobre si el ingreso total del hogar está por debajo de $1.022.245 mensuales. Actualmente, el porcentaje de personas viviendo en situación de pobreza en Colombia es de 27,8 por ciento.

 

Por su parte, la línea de pobreza extrema es el costo per cápita mensual mínimo necesario para adquirir únicamente la canasta de bienes alimentarios que permiten un nivel de sobrevivencia en Colombia. A nivel nacional la línea de pobreza extrema está establecida por el Gobierno en $116.685 mensuales por persona en 2017. Es decir, un hogar compuesto por 4 personas clasifica como indigente si su ingreso total mensual está por debajo de $466.738. En Colombia, el porcentaje de personas en situación de indigencia es de 7,9 por ciento (Gráfico 2).

 

A partir de las encuestas de ingresos y gastos adelantadas por el Dane desde el año 1953, es posible obtener información sobre el monto y la distribución de los gastos de los hogares colombianos, así como el monto y las fuentes de sus ingresos (Gráficos 3 y 4). Así, el 60,3 por ciento de los hogares cuentan con un ingreso total inferior a dos Smlv (cuando la referencia es a los ingresos laborales individuales la proporción aumenta a 80% de quienes perciben menos de 2 Smlv). Con ingresos familiares equivalentes a 2 y menos de 3 Smlv se encuentra el 14,2 por ciento. Tan sólo una cuarta parte de los hogares colombianos percibe ingresos totales iguales a 3 o más Smlv.


La estructura de gasto del conjunto de estos hogares está concentrada en los rubros de alimentos (28,2%), vivienda (30,1%) y transporte (15,2%); en conjunto, estos bienes y servicios representan cerca de tres cuartas partes del egreso familiar. El otro 26,5 por ciento de los gastos del hogar están distribuidos entre los rubros básicos de salud, educación, comunicaciones, vestuario, diversión y otros gastos.

 


Con la anterior estructura de ingresos y gastos es posible estimar la afectación para el año 2017 de la RTE 2016 en un hogar de clase media-baja, perteneciente al estrato tres, de acuerdo con la odiosa y discriminante clasificación socioeconómica gubernamental de los hogares a que nos tiene acostumbrados la cultura nacional.

 

* Economista político, filósofo humanista y analista existencial. Docente de la especialización en Derechos humanos de la UPTC. Integrante de los comités editoriales de los periódicos desde abajo y Le Monde diplomatique edición Colombia. Miembro del Consejo Asesor del Centro interdisciplinario de Derechos sociales y desarrollo, Cartagena de Indias.

** Esta surge como respuesta a la necesidad de caracterizar la población en los diferentes aspectos involucrados en el bienestar de los hogares.

 


Recuadro 1


Afectación familiar de la Reforma tributaria integral, 2016

 

Sobreviviendo. Simplemente sobreviviendo. Los González Muñoz, como otras muchas de las familias de clase media-baja que habitan Colombia, está compuesta por 4 personas (dos adultos y dos hijos en edad escolar que asisten a instituciones privadas), perteneciente al estrato socio-económico tres. Un solo preceptor de ingresos, que garantiza $1.844.289 mensuales, es la fuente para que subsistan (representa el punto medio entre 2 y menos de 3 Smlv para el año 2017, bajo el supuesto de un incremento de 7% en el Smlv); ingreso insuficiente para cubrir la variedad de gastos que les demanda la vida diaria, pese a lo cual en el 2017, producto de la RTI 2016 (artículo 16: “la retención en la fuente aplicable a los pagos gravables”), tendrán que comenzar a pagar una retención en la fuente de 10 por ciento.

 

Más IVA, más retefuente, ¿menos mercado? La adquisición de la canasta básica familiar –CBF– recibirá el impacto del aumento en el IVA de 16 a 19 por ciento; obviamente, será un promedio ponderado teniendo en cuenta las tres clases de bienes y servicios contemplados en las tarifas tributarias: i) sin IVA: carnes, huevos, lácteos, vegetales, frutas, cereales, agua, gas, los medicamentos del POS, cuadernos, celulares de menos de $650.000 y computadores de menos de un millón de pesos; ii) IVA del 5 por ciento: café, embutidos, azúcar, chocolate, pastas, panadería, impresos, vivienda, internet; iii) IVA del 19 por ciento: aceites, mobiliarios, electrodomésticos, enseres, aseo del hogar, aseo personal, ropa, libros, turismo, Tv operadores y mantenimiento del vehículo. Las publicaciones periódicas (revistas y periódicos) también tendrán una tarifa de 5 por ciento. La reforma también incluye un impoconsumo de 4 por ciento para datos de telefonía móvil, impuesto a bebidas azucaradas de $300 por litro y un impuesto a cigarrillos de $2.100 por cajetilla. El Gravamen a los Movimientos Financieros, conocido como 4x1.00, se mantendrá. Se implementarán “impuestos verdes” a combustibles líquidos, para gasolina el impuesto es de $200 por galón. Con todo esto, la reforma tributaria generará un alza adicional en el índice de precios al consumidor (inflación) del 1 por ciento anual.

 

 

Viviendo al día

 

La familia González Muñoz ha logrado acumular un patrimonio avaluado en 112 millones de pesos, representado en un apartamento de 90 millones y un automóvil de 22 millones. Por el apartamento cancela un impuesto predial de $540.000 anuales al aplicar la tarifa del 6 por mil sobre el avalúo oficial; por el automóvil paga un impuesto de vehículos automotores de $330.000 anual, producto de una tarifa impositiva de 1,5 por ciento.

 

Ingreso disponible para adquirir la canasta básica familiar. El ingreso anual de la familia González Muñoz es de $22.131.473 (producto de multiplicar el ingreso mensual $1.844.289 por 12 meses). Anualmente les harán una retención en la fuente del 10 por ciento del ingreso (artículo 16 de la RTE 2016), cancelando por tanto un impuesto de renta de $2.213.147; la familia también paga el impuesto predial anual de $540.000 y el impuesto sobre vehículos automotores de $ 330.000; en conjunto, estos tres tributos suman $3.083.147. El ingreso disponible anual, después de esta carga fiscal, es de $19.048.326; esto es, $1.587.605 mensuales con los cuales pueden adquirir los bienes y servicios de la CBF. Obviamente, sobre este consumo deberán aun restar el pago del IVA para conocer cuál es el ingreso neto disponible para el consumo real.

 

De acuerdo con la estructura de gasto se pueden modelar dos situaciones tributarias: i) Sin RTE 2016: gastos anuales del hogar en la adquisición de la CBF por $19.048.326, distribuidos en pago en impuestos del IVA por $1.902.356 y un consumo neto o real de $17.145.970, con una tarifa promedio de 10 por ciento en pago del IVA; ii) Con afectación de la RTE 2016: gastos anuales del hogar de $19.048.326 en la compra de la CBF, pago en impuestos por IVA equivalentes a $2.266.217 y valor del consumo real o neto de $16.782.109; esto es, una tarifa promedio del IVA equivalente a 11,9 por ciento: dos puntos porcentuales adicionales por efecto de la RTE 2016. En valores absolutos, la afectación total a la familia González Muñoz producto de la RTE 2016 en la adquisición de la CBF es de $363.861 adicionales, en términos relativos el costo adicional es de 19,1 por ciento (el cambio en las tarifas de impuestos y sus impactos en el gasto por rubros de la CBF pueden observarse en el cuadro 1).

 

De esta manera, con la ampliación y elevación de la tarifas impositivas en los impuestos directos (renta) e indirectos (IVA) los hogares de clase media empobrecida verán disminuidos sus ingresos en cerca de una cuarta parte. La distribución de esta transferencia se desglosa en 10 por ciento efecto de la retefuente, 2,4 por ciento debido al pago de predial, 1,5 por ciento por el impuesto a los vehículos automotores y 10,2 por ciento en el pago del IVA al adquirir los bienes y servicios básicos para la supervivencia familiar (Cuadro 2 y gráfico).

 

Con el agua al cuello. Así las cosas, el ingreso disponible familiar mensual, después de impuestos (Renta, IVA, predial y vehículos), es de $1.399.000, cifra cercana a la línea de pobreza. De esta manera, con la RTE de 2016, esta familia entra a clasificar como un hogar de clase media en condiciones de vulnerabilidad y alta riesgo de caer en la pobreza. Así, a punto de hundirse, con el agua al cuello, se encuentran miles de miles de familias colombianas de clase media empobrecida, las que de ser aprobada la RTE 2016 se encaminan hacia la pobreza. La otra cara de esta cruel realidad, la constituye la riqueza generada por la clase trabajadora, de la que vive, mediante tributos, corruptelas y ganancias, la clase dominante, ávida de privilegios, rentista y parasitaria.

 

             

 


 

Recuadro 2


Los impuestos en Colombia, breve historia



Desde la Colonia y hasta comienzos del siglo XX, los ingresos del gobierno nacional central se originan en su totalidad en los recaudos de impuestos al comercio exterior. Después de La Gran Depresión o crisis mundial de 1929 –prolongada por una década–, la hacienda pública colombiana empieza a hacer esfuerzos por crear una base tributaria más estable sustentada en los impuestos de renta y a las ventas.

 

Los impuestos a la renta tienen antecedentes desde 1918, pero sólo hasta 1935 se estructura sobre tres cuentas de liquidación: i) el impuesto a la renta de las personas naturales; ii) el impuesto a la renta de las personas jurídicas; iii) el impuesto al patrimonio y a las ganancias ocasionales. Desde 1942 este gravamen desplazó a los recaudos de aduanas como la principal fuente de ingresos tributarios del gobierno; y a finales de la década de 1950 equivalía a 4,5 por ciento del PIB. La reforma de 1986 redujo la tarifa del impuesto a las personas naturales de más altos ingresos de 48 a 30 por ciento, y en el caso de las sociedades anónimas o asimiladas de 40 a 30 por ciento.

 

El impuesto a las ventas tiene su origen en 1963 y desde entonces es uno de los tributos más dinámicos. Inicialmente sólo recayó sobre las ventas a nivel industrial y las importaciones: la tarifa básica fue fijada en 3 por ciento. La reforma de 1974 la incrementó hasta el 6 por ciento. En 1983 extendió su campo de aplicación a todas las ventas, incluyendo las ventas del comercio al detal y los servicios, tomando la forma actual de impuesto al valor agregado (IVA). Durante el periodo 2013-2016, los impuestos indirectos aumentan aceleradamente su importancia para las finanzas del Estado: han crecido un promedio anual de 10 por ciento, casi el doble de lo que crecen los impuestos directos (5,3%), además de estar por encima del crecimiento promedio del recaudo nacional, el cual se encuentra en 7,4 por ciento durante estos tres últimos años.

 

Durante el período 1994-2016, los ingresos totales del Gobierno Nacional Central (Gnc) aumentaron su participación relativa en el PIB de 9,7 a 15 por ciento (en 2013 alcanzaron el 16,9%). La principal fuente la constituye los ingresos tributarios: de 8,5 por ciento en 1994 crecieron a 14,2 por ciento en 2016 (en 2015 fueron 14,5%). Los ingresos por impuestos a la renta pasaron de 3,6 por ciento en 1994 a 4,6 por ciento en 2016, pero en 2012 habían alcanzado el 6,6 por ciento del PIB. El IVA interno y externo suma el 3,5 por ciento del PIB en 1994 y el 5,3 por ciento en 2016 (Cuadro). Con las reformas realizadas entre los años 2010 y 2015 el recaudo bruto creció en más del 80 por ciento, al pasar de $70 billones en el 2010 a $130 billones en 2016.

 

Después de las reformas tributarias de 2012 y 2014, la estructura del recaudo ha cambiado: en 2013 los impuestos directos representaban el 53,3 por ciento del recaudo nacional, versus el 33,4 por ciento que representaban los impuestos indirectos; ahora en 2016 los impuestos directos representan el 50,4 por ciento (2,9 puntos porcentuales menos que en 2013), contra un 35,7 por ciento de los impuestos indirectos (2,3 puntos porcentuales más que en 2013). Las dos primeras reformas tributarias impulsadas por la administración Santos (2010-2018) provocaron una mayor complejidad al sistema tributario, desaceleraron el crecimiento del recaudo debido al empobrecimiento de la clase trabajadora, la menor actividad económica y la caída en la inversión nacional y extranjera, además de no corregir la alta desigualdad en la distribución del ingreso en Colombia, una de las más inequitativas del mundo.

 

Por el lado del gasto total del Gnc, en términos porcentuales del PIB, incrementó su participación de 10,7 por ciento en 1994 a 19 por ciento en 2016 (Cuadro). Este crecimiento ha ido a parar, en mayor medida, al pago de intereses por la deuda pública (de 1 a 3,2% entre 1994-2016) y los gastos de funcionamiento del Estado (de 8,1 a 13,9%). La inversión pública termina siendo una variable residual y de ajuste respecto al balance fiscal del Gnc: de 1,7 por ciento en 1994 cayó a 1 por ciento del PIB en 2004; aumentó a 3,2 por ciento en 2013, para luego volver a caer a 1,9 por ciento del PIB en 2016. En consecuencia, las finanzas públicas arrojan un déficit de carácter estructural (los gastos superan siempre a los ingresos): de un déficit del 1 por ciento del PIB en 1994, este crece sostenidamente hasta alcanzar el 6,5 por ciento en 1999; en 2013 el déficit fiscal se redujo a 2,3 por ciento y en 2016 volvió a elevarse a 4 por ciento del PIB. El déficit se enfrenta con mayor endeudamiento público. Este problema crónico de las finanzas públicas explica que en los últimos 26 años el país haya padecido 14 reformas tributarias, en promedio una en menos de dos años, sin solucionar las causas estructurales.

 

Publicado en Colombia
Página 1 de 27